Con el Supra sucedió lo mismo que con el Skyline. Su fama, a partir de su anaranjada aparición en The Fast and the Furious, no paró de crecer.