6. Mercedes-AMG CLS 63 S 4MATIC Shooting Brake: 3,7 segundos

Aunque haya llegado al final de su vida comercial, por el momento sin 'descendencia', este Mercedes-AMG, impulsado por un propulsor biturbo de gasolina, 5.5 V8, de 585 CV, sigue teniendo un hueco entre los modelos más veloces de esta lista y, a la vez, uno de los más elegantes, gracias a la línea de techo descendente.