A partir de este prototipo, desvelado en el pasado salón de Frankfurt, MINI creará un modelo 100% eléctrico, que comenzará a producirse en 2019. La marca británica promete que el coche aunará dinamismo, altas prestaciones y respeto total por el medio ambiente.