Al igual que sucede con las personas, lo óptimo sería parar, aproximadamente, cada dos horas. Mientras tu compañero estira las patas, es conveniente que dejes el coche a la sombra, con las ventanillas ligeramente abiertas, para que la temperatura del habitáculo no suba demasiado.