Aunque vayas con el aire acondicionado o el climatizador encendido, es importante que, de vez en cuando, bajes la ventanilla para renovar la atmósfera del habitáculo. Eso sí, evita que saque la cabeza al exterior ya que, además de ser peligroso, puede provocarle alguna enfermedad, como conjuntivitis u otitis.