Otro problema habitual es que el animal babee, suelte pelo o, incluso, vomite. “Para proteger la tapicería y mantener limpios los asientos del coche, existen fundas tanto para el maletero como para la parte trasera del vehículo", comenta el propio Contijoch.