Prueba Peugeot 508 SW 2019: un shooting brake con estilo

El Peugeot 508 SW 2019 no es una berlina familiar más que llega al segmento para competir frente a la avalancha SUV, que parece arrasar el mercado.

Para diferenciarse de la competencia, apuesta por una silueta de tipo 'shooting brake', que le infunde un aspecto elegante y distintivo, sin renunciar por ello a las ventajas de un vehículo con un amplio maletero. Vamos a analizar cuáles son los puntos fuertes del modelo de la firma del león.

 

Peugeot 508 SW 2019, una imagen inconfundible

El primero es el atractivo visual que luce su carrocería. Visto por el frontal, el lateral o la zaga, el modelo galo es diferente a lo que estamos acostumbrados a ver. Y eso, en sí mismo, ya es una ventaja. La parte delantera destaca por su fluida parrilla, que abraza las ópticas delanteras, con tecnología de tipo LED, de serie.

Las ópticas de conducción diurna, con diseño vertical, como en la berlina, aportan un toque de modernidad a un morro inconfundible. Algo parecido sucede en la zaga, donde los pilotos están unidos con una franja decorativa, que recorre todo el ancho del vehículo. Los diodos luminosos, en franjas verticales, también son una seña de identidad del vehículo francés.

Otros detalles que nos dan pistas sobre la exclusividad de nuestro protagonista son las llantas de aleación de 19 pulgadas o la ausencia de marco en las puertas, algo poco habitual en el segmento.