Prueba Opel Insignia Sports Tourer GSi 2019: ¿familiar o deportivo?

De un tiempo a esta parte, Opel está volviendo a recuperar unas siglas que han sido bastante importantes en su historia reciente: GSi. Y, aunque el último miembro en unirse a esta nueva corriente deportiva ha sido el Corsa, todo empezó con la familia Insignia.

Por eso, hoy ponemos a prueba el Opel Insignia Sports Tourer GSi 2019, una berlina familiar que se atrevió a iniciar esta nueva etapa, de reminiscencias principalmente 'ochenteras', dejando atrás la denominación OPC (Opel Performance Center).

Otras pruebas sobre modelos Opel

Opel Insignia Sports Tourer GSi 2019: hecho para agradar 

Estéticamente, no le podemos poner ni un pero a este deportivo familiar, más allá de que sus proporciones son bastante mayores que las de un Audi S4 Avant o un Skoda Octavia RS Combi, por poner un par de simples ejemplos. De que así sea, se ocupan sus 4,99 metros de largo, 1,87 de ancho y 1,49 de alto, que se combinan con una distancia entre ejes de 2,83 metros.

Estos datos son prácticamente calcados a los del resto de versiones que componen la gama Sports Tourer convencional, aunque, de cara a diferenciarse, cuenta con algunos elementos específicos. Estamos hablando de la imagen exclusiva del frontal, las llantas de aleación de 20 pulgadas, el paragolpes trasero sobredimensionado o la doble salida de escape.

Aunque entre todo, lo más importante es la inclusión de un equipo de frenos firmado p...