Sabine Schmitz falleció el pasado mes de marzo a los 51 años tras una larga lucha contra el cáncer. En pocas horas, se inició un movimiento para que su nombre estuviera en una de las curvas del circuito en el que tanto vivió.

En tan solo 24 horas se alcanzaron las 10.000 firmas en la petición, y ese número no ha hecho más que crecer hasta llegar a las 50.000. Esto llamó la atención de los responsables de Nürburgring y, tras unos meses de debate, se llegó a una decisión.

Sabine Schmitz en Nürburgring.

La duda no era si Sabine debía tener una curva con su nombre, sino cuál. Finalmente, el primer viraje del Nordschleife portará con orgullo el nombre de la dos veces ganadora de las 24 Horas de Nürburgring.

La nueva ‘Sabine-Schmitz-Kurve’ es la primera que se traza después de salir de la configuración para los Grandes Premios. La inauguración está programada para el 11 de septiembre, fecha en la que se disputan las 6 Horas de Nürburgring, dentro de las Endurance Series.

Este es un homenaje más que digno para Sabine, la primera y única mujer en vencer en la mayor carrera de resistencia que alberga el trazado. Según la página web del propio circuito, la alemana acumuló más de 600.000 kilómetros en el Infierno Verde.

Sabine Schmitz en Nürburgring.

A pesar de ser una piloto muy conocida, el gran público desconoce algunos datos, como que posee el récord de vuelta con un SUV de siete plazas. Lo hizo con un Skoda Kodiaq RS en un tiempo de 9:29.840, hace ya casi tres años.

Sabine Schmitz adquirió mucha fama en el panorama mundial gracias a sus intervenciones en televisión. Su primera aparición fue 2002, en el programa británico Top Gear, cuando le dio una vuelta al famoso presentador Jeremy Clarkson en Nürburgring.

La luz de Sabine se apagó, pero su llama sigue muy presente en el circuito que tantas historias ha vivido en sus 94 años de historia.