Lamborghini presentó su primer modelo SUV, el Urus, a finales de 2017, y tuvo una gran acogida del público. Su figura ha traspasado todos los ámbitos, siendo habitual su referencia para representar el lujo.

No obstante, la firma de Sant’Agata Bolognese ha querido ir más allá. El Lamborghini Urus será el coche para el doble campeón del mundo de parapente Aaron Durogati en la carrera RedBull X-Alps.

Lamborghini Urus y Aaron Durogati

Este atleta de 36 años y natural de Merano (Italia), participa en este evento a partir del 20 de junio. Se trata de una carrera considerada como una de las pruebas más complejas y duras del mundo.

Solo son 33 los deportistas seleccionadas que intentarán cubrir los 1.238 kilómetros en el menor tiempo posible en las doce etapas por Austria, Alemania, Suiza, Francia e Italia, antes de volver a territorio austriaco. La carrera se disputa entre las 5:00 y las 22:00 horas, en una competición basada en el llamado 'Hike & Fly', es decir, subir la montaña a pie y bajar volando en parapente.

Galería: Lamborghini Urus y Aaron Durogati

Aaron Durogati conoce otras disciplinas, como el esquí extremo o el speed-riding (modalidad que combina esquí fuera de pista a alta velocidad y parapente). Es por ello por lo que Lamborghini decidió acompañar al deportista.

La filosofía de Durogati, como ha comunicado Lamborghini, es muy similar a la de la marca, juntando habilidades técnicas con la resistencia para alcanzar metas que nadie antes había soñado. De esta forma, el SUV italiano se convierte en el vehículo de apoyo para un atleta de montaña, algo pocas veces visto.

Lamborghini Urus y Aaron Durogati

El Lamborghini Urus cuenta con un motor V8 de 4,0 litros y con doble turbo, que proporciona 650 CV (478 kW) de potencia a 6.000 rpm, con lo que los desplazamientos por las cadenas montañosas de los Alpes no serán un problema.

La relación peso/potencia de 3,38 kg/CV y la aceleración de 0 a 100 km/h en 3,6 segundos también ayudarán a Durogati a no llegar tarde a sus compromisos deportivos. Con esto, el constructor del toro explora un nuevo camino y acerca el mundo de la automoción de lujo al deporte de más alto riesgo.