En esta web, te hablamos en su día del Mitsubishi Pajero (Montero) Final Edition, una serie especial del todoterreno japonés que suponía la despedida del coche de los mercados. Pues bien, acaba de finalizar la producción de este modelo, así que oficialmente el 4x4 asiático ha desaparecido. 

La cuarta generación del vehículo nipón llevaba a la venta desde nada menos que 2006 y se ha ido manteniendo en diferentes países, aunque en España llevábamos años sin verlo en los concesionarios.

Galería: Mitsubishi Pajero Final Edition

Según nos informan nuestros compañeros de Motor1.com Global, el Final Edition constaba de 800 unidades para el mercado australiano, todas con siete plazas y un motor turbodiésel de 3,2 litros y cuatro cilindros, con 192 CV y 440 Nm de par máximo.

La única transmisión asociada era una automática con cinco velocidades y, por supuesto, el modelo japonés contaba con un sistema de tracción total, indispensable para salir del asfalto con garantías. 

Galería: Mitsubishi Montero 2015

¿En qué se diferenciaba el Pajero Final Edition del estándar? Principalmente, en el depósito de combustible de 88 litros y en diferentes accesorios, como un protector de bajos, una cubierta para el labio de carga, alfombrillas específicas y un manual del propietario y un libro de servicio forrados en cuero.

Otras mejoras menores eran un revestimiento de goma para el maletero y el obligatorio distintivo Final Edition. En el caso de optar por el acabado Exceed, el más completo de esta serie especial, el coche incluía asientos de cuero, pedales de aluminio cepillado y techo solar.

En sus 40 años de vida, el Mitsubishi Pajero ha acumulado más de 3,3 millones de ventas y grandes éxitos deportivos, como las nueve victorias, siete de ellas consecutivas, entre los años 1997 y 2007, en el Rally Dakar.

Es una verdadera pena que nos haya dejado este coche, pero en algunos mercados tienen la fortuna de disponer del Pajero Sport, un digno sustituto que ojalá pudiera aterrizar en España, aunque lo vemos realmente complicado por las normativas de contaminación. 

Fuente: Motor1.com Global