Entre los planes industriales y el lanzamiento de nuevos modelos, Harley-Davidson no olvida que tiene un prometedor futuro por delante y sigue apostando por la investigación y el desarrollo.

Como casi todos los demás fabricantes, también en Milwaukee prestan mucha atención a la seguridad y, por los últimos planos presentados, parece que los próximos modelos podrían estar equipados con sistemas de seguridad asistidos por radar y sensores que comprueban la capacidad de respuesta del piloto.

Harley-Davidson siempre ha defendido sus orígenes, con el gran motor V-Twin y siendo fiel a la fisonomía de las grandes custom. Ya habíamos apreciado algunos signos de renovación como los modernos grupos de luces LED, otros llegados del mundo del aftermarket, como la luz trasera que integra en un solo piloto las tres funciones de posición, frenada e intermitentes, algo que luego se convirtió en equipamiento de serie.

Galería: Harley-Davidson patenta la frenada de emergencia con radar

Sin embargo, los ingenieros de Harley-Davidson no están faltos de ideas y tienen una visión de la realidad, que por el momento está muy centrada en aumentar la seguridad. Ya hemos visto cómo evolucionan los sistemas de asistencia al conductor, y la introducción del control de velocidad mediante radar se ha generalizado entre las motos de gama alta.

BMW, Ducati y KTM ya han utilizado este sistema en sus motos de 2021. La R 1250 RT (como opción), la Multistrada V4 y la 1290 Super Adventure, así lo demuestran.

Hace tres años, Harley confirmó que ya estaba trabajando para mejorar la seguridad de sus motos, con una patente de frenado automático de emergencia. Ahora, Harley ha presentado otra patente sobre sistemas de frenado automático, asistido por radar; una evolución de la anterior.

El sistema utiliza los mismos sensores delanteros que detectan la distancia con el vehículo que circula delante para hacer funcionar el control de crucero adaptativo, pero en lugar de limitarse a modular la velocidad de la moto para seguir el ritmo del tráfico, está vinculado al sistema de frenado y a una serie de sensores de percepción del conductor, para activar cualquier frenada de emergencia en un intento de evitar o mitigar accidentes.

Lógicamente, esta opción procede del mundo del automóvil, adaptada a la industria de la moto: porque mientras un coche puede configurarse de forma relativamente segura para realizar maniobras de frenado de emergencia automáticas, cualquier aplicación inesperada de los frenos podría ser potencialmente desastrosa en una moto... si el conductor no está preparado.

Harley-Davidson patenta la frenada de emergencia con radar

De esta forma, los ingenieros de Harley han pensado en utilizar otros sensores para evaluar el estado de la moto antes de aplicar los frenos, mientras que otros miden la conciencia y la posición del cuerpo del piloto, para determinar si las alarmas deben preceder a la activación de los frenos.

El sistema comprueba primero si el conductor ya está frenando. Si la respuesta es afirmativa, pero el sistema juzga que la moto puede frenar más fuerte (muchos conductores no son conscientes de la rapidez con la que una moto puede detenerse si es necesario), aplica más fuerza de frenado hasta que se alcanza la máxima deceleración potencial.

Harley-Davidson patenta la frenada de emergencia con radar

Si la respuesta es negativa, entonces realiza comprobaciones sobre la posición y la conciencia del piloto, utilizando sensores que miden la fuerza de agarre en el manillar y el asiento para juzgar si es seguro proceder a la frenada de emergencia.

Si el sistema decide que el conductor no está prestando suficiente atención para aplicar los frenos de forma segura y automática, activa varios sistemas de advertencia (audible, visual y táctil, incluso utilizando motores de vibración en los mandos de los puños), para llamar su atención antes de proceder a la parada de emergencia.

Fuente: Ominimoto.it