Vehículos con un bajo nivel de ventas y, sobre todo, con altos niveles emisiones de dióxido de carbono.

Las nuevas normativas ambientales y de emisiones contaminantes han obligado a muchos fabricantes a eliminar de sus gamas ciertos modelos y, sobre todo, a centrarse en el desarrollo de eléctricos e híbridos, para alcanzar el límite de 95 g/km de CO2 como media de su catálogo. 

Marcas como Volkswagen o Mercedes-Benz han anunciado importantes reestructuraciones de gama, y en el caso de BMW, no iba a ser menos. Básicamente, la mayoría de marcas tendrán que tomar decisiones parecidas, relacionadas con el recorte del gasto y las nuevas tecnologías. 

El propio presidente de BMW, Olivez Zipse, ha afirmado que la marca está revisando su catálogo de modelos, con el objetivo de eliminar algunos de ellos: "De los coupés, descapotables y roadsters, veremos cuáles quedan", indicó Zipse, según la agencia Reuters.

BMW Z4 M40i 2020
BMW Z4 M40i 2020

La transición a los modelos eléctricos e híbridos no es barata, lógicamente, de manera que el gigante alemán tendrá que dedicar más recursos y dejar de hacerlo en vehículos de bajo volumen, sobre todo si estos coches no ayudan nada a conseguir la reducción de emisiones necesaria.

Es lógico que, en un panorama como el actual, los productos de nicho, de bajo volumen y altas emisiones de CO2, tengan cada vez menos cabida, a pesar de que los aficionados y puristas puedan poner el grito en el cielo por ello. 

En la actualidad, la oferta de BMW cuenta con diversos modelos de tipo coupé y descapotable, pero algunos podrían estar amenazados, ya que es posible que varios de los existentes hoy en día no vuelvan a tener otra generación. La marca podría revisar las gamas Serie 4 y Serie 8, por ejemplo, eliminando ciertas variantes.

BMW Serie 8 Gran Coupé 2020, primera prueba
BMW Serie 8 Coupé 2020

Es incierto el futuro del BMW Serie 2 Cabrio, uno de los últimos de su tipo en el segmento, pero también el del BMW Z4, ya que es probable que BMW y Toyota mantengan su colaboración, pero no para el desarrollo de descapotables, sino en el ámbito de los híbridos y tecnologías más racionales.

Así pues, algunos modelos actuales podrían seguir los pasos de deportivos japoneses como el futuro Nissan 400Z o el Subaru BRZ, que como ya sabemos, no se comercializarán en Europa, precisamente debido a la cada vez más estricta normativa de emisiones del Viejo Continente.