El equipo de 1-Off ha resucitado la marca italiana con un nuevo proyecto. ¿Sus puntos fuertes? La artesanía y el vínculo con el pasado.

A finales del mes de septiembre, supimos del regreso de una histórica marca italiana, Taraschi, con un deportivo híbrido enchufable denominado Berardo, en homenaje al fundador de la compañía, el piloto Berardo Taraschi, fallecido hace 23 años. Ahora ya conocemos este nuevo modelo, 60 años después del último coche de la firma.

Se trata de una creación de la compañía 1-Off, que pretende dejar huella tanto por prestaciones como por su diseño. A nivel mecánico, comparte entrañas con un modelo alemán, el BMW i8 (que por cierto ya no se fabrica), aunque su carrocería es totalmente diferente.

Galería: Taraschi Berardo

Diseño de los años 50

Según sus creadores, que lo denominan un "superdeportivo clásico moderno", el diseño de este nuevo modelo está inspirado en el Taraschi GIAUR Champion 750, y de hecho es una reinterpretación moderna de aquel coche de carreras de los años 50. 

Por tamaño, tampoco está muy lejos de los cánones de la época. Aunque no parezca muy grande en las imágenes, en realidad el Berardo mide casi 5,0 metros de largo, 2,0 metros de ancho y 1,30 metros de alto, con una distancia entre ejes de 2,80 metros.

Taraschi Berardo
Taraschi Berardo
Taraschi Berardo

La carrocería está fabricada a mano, por parte de la compañía Quality Cars, y es totalmente de aluminio, a excepción de algunos componentes de fibra de carbono, como el difusor trasero, que aloja además dos salidas de escape circulares en posición central.

Un BMW i8 transformado

El sistema de propulsión de este deportivo italiano es, como hemos dicho, el mismo del BMW i8, modelo en el que se basa. Hablamos, por tanto, de un motor 1,5 litros tricilíndrico de gasolina, asociado a un eléctrico, para una potencia total combinada de 420 CV, aunque el cliente puede optar también por versiones potenciadas, con 470 o 520 CV.

Taraschi Berardo
Taraschi Berardo
Taraschi Berardo

Por tanto, hablamos de un modelo de tracción a las cuatro ruedas, con neumáticos de dimensiones 245/35 ZR21 en la parte delantera y 285/30 ZR21 en la parte trasera. También equipa un sistema de frenos con discos ventilados de 380 milímetros de diámetro y pinzas de seis pistones, aunque opcionalmente se ofrecen también frenos Brembo.

En el habitáculo es donde más obvio resulta que estamos ante un BMW i8 'transformado', ya que tanto el diseño general como los componentes (volante, selector del cambio, mando iDrive para el sistema multimedia...) son todos heredados de BMW. En todo caso, hay muchos recubrimientos de madera de caoba y asientos tapizados en piel, por ejemplo.