Tan solo se fabricarán 2.000 unidades de cada una.

Para mantener fresco al Abarth 595, la marca italiana suele desarrollar ediciones especiales con atuendos exclusivos. Las dos últimas, de 2.000 unidades cada una, se denominan Scorpioneoro y Monster Energy Yamaha, y ya pueden reservarse en los concesionarios oficiales.

En Francia, la primera se encuentra a la venta desde 25.390 euros, mientras que la que rinde homenaje al equipo homónimo en MotoGP solo está disponible por encargo, sin anunciarse el precio oficial.   

Galería: Abarth 595 Scorpioneoro

Si nos centramos en el Scorpioneoro, rinde homenaje al Abarth A112 Targo Oro de 1979, entonces bajo el control de Autobianchi. Estéticamente, luce un color negro mezclado con llamativas inserciones doradas y un techo con la bandera a cuadros.

Bajo el capó, encontramos el conocido motor turboalimentado de gasolina T-Jet de 1,4 litros, con 165 CV, que puede asociarse a una caja manual o a una transmisión con embrague robotizado, ambas de cinco velocidades.

El deportivo italiano es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en apenas 7,3 segundos e incorpora un amplio equipamiento de serie: llantas de aleación de 17 pulgadas, tapicería de cuero, pantalla táctil de 7,0 pulgadas, navegador, sistemas de sonido de BeatsAudio...

Pero el detalle más exclusivo no se encuentra en el coche, sino en un reloj cronógrafo especial con el logotipo dorado del escorpión, diseñado por Breil, que recibirán todos los compradores del Scorpioneoro.   

Galería: Abarth 595 Monster Energy Yamaha

En cuanto al Abarth 595 Monster Energy Yamaha, incorpora la librea oficial de la YZR-M1 de MotoGP y cuenta con un chasis preparado para cualquier circuito de velocidad. No en vano, disfruta de amortiguadores traseros Koni, un sistema de escape Record Monza y un equipo de frenos más potente, con discos ventilados delanteros de 284 milímetros y traseros de 240.

Al igual que el Scorpioneoro, el motor T-Jet desarrolla 165 CV y puede trabajar con un cambio manual o uno robotizado. La dotación de fábrica incluye modo Sport (modifica la respuesta del acelerador, la asistencia de la dirección y el sonido del escape), volante inspirado en el mundo de la competición, pantalla táctil de 7,0 pulgadas y sistema de telemetría. ¿Cuál de los dos deportivos elegirías?