Lo han hecho trabajadores de la compañía en sus horas libres.

No sabemos qué tendrá el Toyota RAV4, pero últimamente hay preparaciones bastante curiosas a partir de este SUV. Si eres seguidor de nuestra web, probablemente recuerdes un paquete exterior que le acercaba, estéticamente hablando, al Lamborghini Urus. En esta ocasión, el protagonismo recae en una limusina.

Sí, has leído bien. Además es un vehículo hecho por la propia marca japonesa, ya que lo realizó un grupo de 200 trabajadores de la compañía en sus horas libres, dentro de la fábrica de Takaoka, en Japón, lugar donde se produce el propio RAV4, además del Corolla y el SUV Harrier

Galería: Toyota RAV4 con el kit Albermo XR51

La conversión supuso más de cuatro meses de duro trabajo y, como supondrás, el mayor desafío fue mantener la integridad estructural, algo nada fácil al añadir nada menos que 80 centímetros de 'chapa' en la mitad del vehículo.

Es cierto que la limusina no imita perfectamente la carrocería del RAV4, pero es un automóvil totalmente funcional. Eso sí, curiosamente, no ofrece tres filas de asientos, por lo que espacio que hay para las piernas en la segunda es simplemente descomunal.

De hecho, en ese enorme hueco hay instalada una pequeña mesa de madera, donde se puede dejar un par de copas para tomar champán, como si fuéramos el CEO de una importante multinacional.  

¿Por qué se ha fabricado esta limusina? Las personas detrás del proyecto señalan tres razones. La principal es el desafío de lograr un vehículo con estas características. Las otras dos tienen que ver con la motivación para explorar las posibilidades del hombre y la máquina. Digamos que ha habido un bonito deseo de aprender y mejorar. 

En fin, este coche nunca se convertirá en un modelo oficial de Toyota, pero está claro que el fabricante ha seguido con atención el proceso y estamos convencidos de que ha quedado gratamente sorprendido con el resultado. 

Te animamos a que veas el vídeo adjunto, donde puedes comprobar cómo se han ampliado las plazas traseras y lo cómodo que resulta viajar en ellas. Rolls-Royce y Maybach, ya podéis empezar a temblar...

Fuente: Car Watch