La inteligencia artificial y los sensores son capaces de predecir los comandos y activarlos sin tocar la pantalla.

Nos guste o no, la crisis sanitaria que comenzó en marzo ha cambiado profundamente nuestros hábitos. Ahora utilizamos mascarillas siempre y procuramos no tocar superficies. Precisamente, esta última acción se evita con la nueva pantalla central creada por Jaguar Land Rover.  

Para minimizar el contacto, la multinacional británica, en colaboración con la Universidad de Cambridge, ha desarrollado un nuevo monitor táctil que no requiere ningún tipo de contacto físico para gobernar los distintos parámetros.

Galería: Jaguar I-PACE 2020

Este nuevo componente forma parte del proyecto Destino Cero, cuyo objetivo final es lograr que los modelos de la compañía británica sean más seguros y generen un impacto ambiental reducido.

¿Cómo funciona? El nuevo sistema Predictive Touch utiliza la inteligencia artificial y los sensores para predecir dónde se colocará el dedo del conductor o del pasajero, anticipando así su movimiento mediante la activación del comando deseado. De este modo, no hay que tocar el monitor. Parece magia...

Esta tecnología también se apoya en el perfil del conductor activo en ese momento o los sensores que siguen el movimiento de los ojos, para saber dónde están mirando los ocupantes delanteros. 

Pero lo más importante es que esta pantalla sirve para reducir, en un 50%, las distracciones al volante que se generan al utilizar un monitor táctil convencional y eso siempre es una excelente noticia, ya que la desaparición de mandos físicos va en contra de la seguridad.  

Prueba Jaguar I-PACE EV400 AWD 2020

Lee Skrypchuck, director de Interfaz Humana de Jaguar Land Rover, explica: "La tecnología Predictive Touch elimina la necesidad de tocar la pantalla y limita el riesgo de transmisión de virus. Del mismo modo, no reduce tanto la concentración en la carretera". 

Además del monitor (no) táctil, Jaguar Land Rover persigue proteger la salud de los viajeros con otras soluciones, como el ionizador de aire con filtros PM 2.5, capaces de retener el polvo fino, que puede ser perjudicial.