El propulsor VTEC pertenecía a un Civic y convierte al modelo británico en una auténtica 'hormiga atómica'.

Los cambios de motores son comunes entre los locos por los coches, especialmente en aquellos que desean más prestaciones. En esta web te hemos mostrado ejemplos de todo tipo, incluidas varias preparaciones de Mini clásicos.

Aunque no sabemos el motivo, estos vehículos suelen recibir mecánicas VTEC de Honda. De hecho, si pones "Honda Mini Cooper" en Google, debería llevarte a una multitud de ejemplos, como esta unidad de Reino Unido, dotada de un bloque turboalimentado. Pero antes de analizarla, no te pierdas la galería de fotos de un Mini V8 con más de 600 CV. De locos...

Galería: Mini Cooper clásico con más de 600 CV

Otro ejemplo de una preparación salvaje es un Mini con propulsor V6 de Honda, que alcanza los 500 CV de potencia. Es obra de Gildred Racing, un preparador de Buellton, California, y ofrece caja manual de seis velocidades. Por supuesto, toda la fuerza se canaliza al tren trasero. Vaya manos hay que tener para 'domesticarlo'...

Pero centrémonos ya en el protagonista de esta noticia. Se trata de un Mini propulsado por un motor VTEC de 1,8 litros, procedente de un Civic VTi, que en su anterior vida desarrollaba 169 CV. 

Esa cifra no estaría nada mal para un vehículo tan pequeño como el Mini, pero Dan, el propietario del coche, al que puedes seguir en Instagram a través de su perfil @vtecturbominiguy, turboalimentó el motor con el kit Precision 5431 para lograr nada menos que 370 CV. 

La cosa no acaba ahí, porque el coche también incorpora el sistema K-Tuned Shifter X, controlable a través de un botón. ¿En qué consiste? Cambia el mapa del motor, según las necesidades del conductor.

Según el programa elegido, las prestaciones varían bastante. Así, en el modo más 'suave', este Mini declara una aceleración de 0 a 96 km/h (60 mph) en poco más de 6,0 segundos. Sin embargo, si se elige la opción más deportiva, el coche baja el tiempo hasta los 5,38 segundos. No está nada mal para un vehículo de este tipo, ¿verdad?

Te invitamos a que veas el vídeo adjunto a esta noticia, lleno de petardeos, llamaradas y gomas quemadas. No nos sorprende, teniendo en cuenta el tipo de preparación del que estamos hablando. ¡Que lo disfrutes!