La empresa organizadora del certamen es pesimista al respecto...

El salón del automóvil más importante del año, el de Ginebra, se suspendió por la pandemia que empezamos a sufrir a comienzos del mes de marzo. Cuatro días antes del evento, las autoridades suizas lo cancelaron, una decisión que supuso una pérdida de 11 millones de francos suizos (alrededor de 10,2 millones de euros). 

Ahora, la empresa organizadora (Palexpo S.A.) ha publicado un comunicado de prensa en el que explica que solicitó a las autoridades locales una ayuda financiera para cubrir esos costes y preparar una nueva edición. Al parecer, a raíz de esta petición, el Consejo de Estado del Cantón de Ginebra propuso conceder a la organización un préstamo de 16,8 millones de francos. 

Galería: Nuestros coches favoritos del salón de Ginebra 2019

A continuación, nos enteramos de que la organización se ha visto obligada a renunciar a esta ayuda económica, porque las condiciones que lo acompañaban eran contrarias a sus estatutos.

¿Qué significa esto? Que se ha negado a aceptar el crédito, pues hubiera tenido que delegar la planificación del evento y no está dispuesta, ya que quiere mantener el control del salón de Ginebra. 

De este modo, la edición de 2021 está en un punto muy incierto. De hecho, Palexpo S.A. ha asegurado que los principales expositores le están animando a que la próxima convocatoria sea en 2022. 

Desde luego, parece difícil que, sin ese préstamo, se pueda hacer frente a un evento de este tipo en apenas diez meses. Más aún, cuando cabe la posibilidad de que haya un repunte de contagios con la llegada del frío. 

Mercedes-Benz en el Salón de Ginebra 2019

Además, las marcas cada vez son más escépticas a la hora de gastarse importantes sumas de dinero en espacios de este tipo, cuando la mayor repercusión se consigue a través de las informaciones que publicamos los medios de comunicación 'online'. 

Veremos si cambian las condiciones del préstamo para que Palexpo S.A. lo pueda aceptar. Si no es así, el salón de Ginebra 2021 no se celebrará, a buen seguro. ¡Cómo nos ha cambiado la vida esta crisis sanitaria!