El primero no será el I-PACE, sino probablemente el futuro Jaguar XJ eléctrico.

La electrificación es ya una realidad para todos los fabricantes de automóviles. La mayoría llevan ya varios años investigando la materia y desarrollando modelos híbridos y eléctricos, como es el caso de Jaguar Land Rover. El fabricante británico lanzó a mediados de 2018 su SUV eléctrico, el Jaguar I-PACE, aunque ya trabaja en futuros modelos. Ahora, no obstante, también ofrecerá versiones deportivas.

La compañía británica ha confirmado que, al igual que los fabricantes premium alemanes, contarán en su gama con versiones deportivas de sus híbridos y eléctricos, firmadas por la división Special Vehicle Operations (SVO) de Jaguar Land Rover.

Galería: Jaguar XJ 2020, fotos espía

Y es que, tanto Mercedes-AMG como Audi Sport y BMW, ya planean variantes de altas prestaciones de este tipo de vehículos. En el caso de Affalterbach, ya han hablado de variantes 73 de sus modelos, híbridas y muy potentes, mientras que Audi ya ha dejado caer la posibilidad de electrificar su bloque 4.0 V8, biturbo.

Según el director de SVO, Michael van der Sande, la electrificación entra dentro de sus planes, aunque el primer eléctrico de Jaguar, el I-PACE, no tendrá una versión SVR, pese a que los rumores habían apuntado en este dirección, y él mismo había asegurado que su lanzamiento era cuestión de tiempo.

Range Rover Sport SVR

En una entrevista con la revista británica Auto Express, van der Sande ha afirmado que "el I-PACE no va a seguir este camino, pero estamos trabajando en varios proyectos, de los que no podemos hablar. Estamos muy interesados en la electrificación y por eso nos involucramos en el eTROPHY".

El primer modelo de Jaguar Land Rover en contar con una variante deportiva SVR podría ser la berlina eléctrica Jaguar XJ 2020, que estrenará la nueva plataforma MLA, sobre la que estarán basados muchos futuros modelos de la casa, como el SUV Jaguar J-PACE (de gran tamaño) o productos de Land Rover.

Jaguar F-PACE SVR 2018

Esta división SVO marcó un año récord en 2019, con más de 9.500 coches vendidos y un incremento de ventas del 64% con respecto al periodo anterior, en parte gracias al lanzamiento del F-PACE SVR y del Range Rover Velar SV Autobiography, que fueron los dos primeros modelos de la casa en ofrecer un precio más asequible que el de los productos anteriores.

Además, van der Sande ha confirmado que la división de clásicos de la marca, que también depende de SVO, lanzará más modelos 'continuation', es decir, 'remakes' de clásicos de la casa, como el espectacular D-Type, del que se van a fabricar 25 ejemplares.

Fuente: Auto Express