Cualquiera diría que se presentó hace seis décadas...

A finales de los años 40 del siglo pasado, en Estados Unidos, comenzaron a aparecer multitud de diseños de automóvil que se basaban en líneas al estilo 'streamliner', es decir, formas muy suaves y estilizadas, a priori bastante aerodinámicas y con poca resistencia al aire, que recordaban a los diseños de cohetes o aeronaves.

Este tipo de estética, que apareció por primera vez en los años 20, se volvió tremendamente popular en la década de los 50 (las caravanas Airstream, famosas hoy en día, son un gran ejemplo). No obstante, hubo marcas que inicialmente se resistieron a este innovador estilo, como fue el caso de Chrysler.

Galería: Plymouth XNR Concept (1960)

Al rechazar en un principio la idea de dejar atrás su diseño tradicional, a favor de nuevas formas, Chrysler cayó en el error de apostar por una estética demasiado conservadora, que afectó a sus ventas, por lo que acabaron resignándose y abriendo la mente a los nuevos cánones estéticos que se impusieron en la época.

Así nació el Plymouth XNR Concept, un prototipo de roadster deportivo, presentado en 1960 por la marca perteneciente a Chrysler, con el objetivo de romper moldes y marcar un punto y aparte en el diseño de sus automóviles. Y, además, lo hizo de una manera muy original, con ideas que se alejaban bastante de los coches de los años 40 y 50.

Plymouth XNR Concept
Plymouth XNR Concept
Plymouth XNR Concept

Es evidente, y a la vista está, que el rasgo más característico de este coche es su diseño asimétrico. De hecho, el prototipo iba a llamarse Plymouth Asymmetrica, aunque finalmente fue bautizado como Plymouth XNR, en honor a su diseñador, Virgil Exner.

En definitiva, se trataba de un coche fuera de lo común, como evidencian las curiosas aletas planas sobre los pasos de rueda, a modo de apéndices, que es la primera vez que se utilizaron en un automóvil, o al menos de esta manera, en disposición horizontal y muy pronunciadas. 

Plymouth XNR Concept
Plymouth XNR Concept

Cuando nació el XNR, tanto los coches como el combustible eran baratos, de manera que el consumo de gasolina importaba poco y los automóviles empleaban motores de enorme cilindrada. Plymouth, no obstante, apostó por un bloque de seis cilindros en línea y 2,8 litros, con 250 CV de potencia y componentes heredados de los coches de NASCAR de la época, gracias al que el concept era capaz de alcanzar los 241 km/h, nada menos. 

El XNR Concept pretendía llevar a la producción un roadster de dos plazas que compitiera contra dos modelos muy llamativos de aquellos años: el Ford Falcon y el famoso Chevrolet Corvette. No obstante, el coche no pasó de ser un ejercicio de diseño, fabricado para la ocasión por la firma italiana Carrozzeria Ghia, sobre el chasis alargado de un Plymouth Valiant.

Plymouth XNR Concept
Plymouth XNR Concept
Plymouth XNR Concept

Aquel ejemplar único, que fue expuesto en varias exhibiciones, volvió a Italia, a las instalaciones de Ghia, aunque el propio Exner se planteó comprarlo. Después, el coche acabó en manos de un comprador suizo, para pertenecer más adelante a Mohammad Reza Pahlavi, el Sah de Irán.

El modelo cambió de dueño varias veces más, hasta que acabó en Líbano, durante la guerra civil de aquel país. Afortunadamente, el coche sobrevivió, a base de cambiar de escondite asiduamente, hasta que, ya en 2008, se envió a los especialistas de RM Restorations, en Canadá, para una puesta a punto completa, tras la que fue subastado, en 2012, por 935.000 dólares (unos 760.000 euros al cambio de entonces). 

Plymouth XNR Concept
Plymouth XNR Concept
Plymouth XNR Concept

Ya más recientemente, el coche fue la estrella del programa de televisión 'Car Masters', de Netflix. En cualquier caso, se trata de un prototipo de lo más curioso e interesante, totalmente fuera de lo común.