Parece que se ve la luz al final del túnel...

En principio, el salón de Pekín se iba a celebrar del 21 al 30 de abril, una fecha imposible dada la actual pandemia que sufrimos en todo el mundo. Pero lejos de cancelarlo definitivamente, los organizadores del evento han decidido retrasarlo al otoño. En concreto, del 26 de septiembre al 5 de octubre.

Esta decisión choca con la que tomaron los responsables del salón de París, pues, a pesar de que estaba previsto entre el 1 y el 11 de octubre, acordaron suspenderlo, si bien las actividades complementarias podrían llevarse a cabo. 

Galería: Las mayores sorpresas del salón de Ginebra 2020

Los portavoces del salón de Pekín asegura que su decisión está pensada tomando como base la protección total de las marcas participantes y los visitantes. Este es parte del comunicado de prensa oficial:

"En vista de los graves problemas que plantea la pandemia de COVID-19, tras una estrecha consulta con las partes interesadas, hemos decidido, en nombre del Comité Organizador del Salón Internacional del Automóvil de Beijing 2020 (AUTO CHINA 2020), aplazar hasta septiembre de este año el evento".

Y continúa así: "Esta primavera, la celebración de la cita estaba prevista en los locales del Centro Internacional de Exposiciones de China (CIEC), pero, con el fin de proteger eficazmente la salud y la seguridad de los expositores y espectadores, AUTO CHINA 2020 se celebrará en otoño: del 26 de septiembre al 5 de octubre de 2020".

Esta cita tiene lugar cada dos años, alternando con el salón de Shanghái. Allí, los fabricantes suelen presentar importantes novedades para el mercado chino y, en general, para toda la región asiática.

Hongqi S9 en el salón de Frankfurt 2019

Esta decisión viene dada porque China ya está saliendo de la cuarentena. De hecho, en Wuhan, declarada el epicentro de la enfermedad, poco a poco, los habitantes empiezan a hacer vida normal, aunque con precauciones. 

Es más, las fábricas chinas de automóviles también están saliendo de su letargo. La producción se ha reanudado al 90% con una mayor vigilancia sanitaria para proteger a los empleados. En España, eso sucederá a partir de la semana que viene, después de Semana Santa.