Era otra época, pero no me negarás el encanto de este 'escarabajo' transformado, denominado Super Bugger.

Si te gustan las autocaravanas y los vehículos camperizados, seguro que habrás comprobado que en Motor1.com les tenemos un cariño especial. Por eso, te mostramos el último ejemplo de una autocaravana clásica: el Volkswagen Super Bugger.

En los años 70 del pasado siglo, una empresa de California pensó que sería una gran idea convertir el icónico Volkswagen Escarabajo en una aurtocaravana manteniendo el chasis original. El resultado fue el Volkswagen Super Bugger: mitad caravana, mitad escarabajo... y 100% raro.

Galería: Volkswagen Beetle Super Bugger

En el vídeo que acompaña a esta noticia, puedes ver un Volkswagen Beetle de 1969, que ha sido meticulosamente restaurado durante la última década, incluyendo la pintura, la carrocería y la puesta a punto del motor. Lamentablemente, no quedan muchos Volkswagen Super Buggers originales, pero existen esquemas disponibles, por si quieres construir el tuyo propio.

Muchas de las piezas del Volkswagen son originales, como las ruedas... aunque los limpiaparabrisas no lo son. De hecho, era un elemento que la compañía californiana nunca ofreció.

Pero eso no fue un problema, debido a que un mecánico consiguió adaptar unos originales al Super Bugger, para que se pudiese matricular y circulase legalmente por la carretera.

Volkswagen Beetle Super Bugger

En el interior, apreciamos un salpicadero original de Volkswagen, que incluye el clásico volante de dos radios. La caja de cambios manual de cuatro velocidades se encargaba de canalizar la fuerza del motor tetracilíndrico atmosférico, con 1,6 litros de cilindrada y 60 CV de potencia.

Volkswagen Beetle Super Bugger

Pero que su reducido tamaño no te engañe, porque en su interior hay capacidad para cuatro personas, un pequeño fregadero, una cocina con dos fuegos y una mesa de comedor. Al bajar la mesa, se obtiene una cama para dos personas.

Volkswagen Beetle Super Bugger

Es cierto, puede que le falte un inodoro y una ducha, pero no hay que negar que salvo por eso, todo lo demás cumple con lo que se le puede exigir a una autocaravana. Por otra parte, es alucinante pensar que el Super Bugger está construido sobre el chasis original del coche.

Volkswagen Beetle Super Bugger

Además, se ha mantenido una pequeña apertura en la parte trasera, para poder acceder al motor y realizar las maniobras de mantenimiento.

Fuente: Barcroft Cars, vía YouTube