También te contamos en qué provincias se sustraen más automóviles.

La Asociación Empresarial del Seguro (UNESPA) ha desvelado qué coches son los preferidos por los ladrones en España. Antes de enumerarlos, debemos resaltar que, en 2018, se sustrajeron 134.970 vehículos, la cifra más baja desde 2011. No obstante, cada cuatro minutos alguien se quedó sin su automóvil...

Lógicamente, las ciudades más pobladas son las que registraron más episodios de este tipo. Por orden, fueron Madrid, Barcelona, Bilbao y Sevilla. También las localidades costeras, aquellas que atraen mucho turismo, sumaron muchos casos. Hablamos, por ejemplo, de municipios en Andalucía, en toda la vertiente mediterránea, así como en Baleares y Canarias.    

Galería: SEAT Ibiza 2018 y 1984

Curiosamente, hay localidades que, sin albergar una gran cantidad de habitantes, son peligrosas en este ámbito, como Melilla, Dos Hermanas (Sevilla), Parla (Madrid) y Fuenlabrada (Madrid).

Si ampliamos el radio de análisis de robos a las provincias, Murcia, Almería y Málaga se llevan la palma. A continuación, están clasificadas Cádiz, Sevilla, Huelva y Las Palmas. Como puedes comprobar, todas son zonas muy turísticas, así que sé precavido si vas a pasar unos días de vacaciones en la costa.  

Los coches más robados suelen tener una década de antigüedad. Generalmente, son vehículos sencillos de abrir y arrancar, aunque los ladrones más sofisticados también suelen ser capaces de llevarse modelos Premium de última generación. 

En cifras absolutas, los automóviles que más se sustrajeron en 2018 fueron los SEAT Ibiza y León, el Volkswagen Golf, el BMW Serie 3 y el Citroën Xsara. Sorprende que aparezca en la clasificación el sedán francés. Entendemos que sus piezas se venden con facilidad y a buen precio en el mercado de segunda mano.

Galería: Evolución del Volkswagen Golf

Sea cual sea tu coche, si vives en una localidad 'peligrosa', lo mejor es que lo guardes de noche en un garaje. Si no es así, estaciónalo en lugares concurridos y con viviendas cerca, para que los ladrones no lo tengan fácil.