Esta 'start-up' americana pretende fabricar medio millón de unidades al año de su camioneta cero emisiones.

Es muy probable que no hayas oído hablar nunca de Lordstown Motors. Se trata de una compañía emergente estadounidense que hace algo más de un mes compró las instalaciones de General Motors en Lordstown, Ohio, de cara a la fabricación de su primer automóvil, un pick-up, con el que pretenden rivalizar con marcas como Tesla y Rivian.

Este futuro pick-up 100% eléctrico, denominado Lordstown Endurance, llegará al mercado a finales del próximo año 2020. El objetivo de la marca es que esté disponible antes que los modelos de sus dos principales competidores. De hecho, Lordstown ya acepta prerreservas de este pick-up, previo pago de una fianza de 1.000 dólares, y anuncia un precio base, en Estados Unidos, de 52.500 dólares, lo que al cambio equivale a unos 47.000 euros.

Galería: Lordstown Motors Endurance

El aspecto más destacado del modelo, de cinco plazas, es que recurre a un sistema de propulsión de tracción total, con un motor eléctrico instalado en cada rueda. Algo que no se ha visto todavía en un modelo de producción. Promete una capacidad de remolque de hasta 2,7 toneladas y una velocidad máxima de 128 km/h.

La potencia total rondará los 609 CV (440 kW) y la autonomía es de al menos 320 kilómetros en el ciclo de homologación americano EPA, algo más estricto que el europeo y con cifras más fieles a la realidad. Lordstown también ha anunciado que el modelo gozará de actualizaciones remotas (como los Tesla, por ejemplo).

Todavía no hay datos oficiales sobre la batería, pero los rumores apuntan a una capacidad de al menos 70 kWh. La marca adelanta también un tiempo de carga de 10 horas a una potencia de 7 kW, con corriente alterna (AC), o bien de entre 0,5 y 1,5 horas mediante corriente continua (DC).