Las pruebas se realizaron a mayor velocidad que las de EuroNCAP.

DEKRA, el organismo de seguridad automovilística más importante en Alemania, ha analizado cómo se pueden mejorar los métodos de rescate de emergencia, para salvar a los ocupantes atrapados en accidentes contra objetos estáticos.

Para comprobar esto y también para saber si los coches eléctricos son tan seguros como los de combustión, realizó unos crash test con la primera generación del Nissan LEAF. Las pruebas fueron aún más exigentes que las de EuroNCAP, ya que se llevaron a cabo a velocidades más altas.

El resultado, que puedes ver en las fotos y, sobre todo, en los vídeos adjuntos, pone la carne de gallina a cualquiera... 

Galería: Nissan LEAF 2012: crash test de DEKRA

En la prueba de impacto lateral, el compacto japonés chocó contra un poste a 75 km/h, en lugar de a 50, como en los test de EuroNCAP. El resultado es mucho más aterrador, ya que la carrocería se pliega y se puede ver un faro literalmente volando.

A pesar de este resultado, los expertos aseguran que el LEAF es un vehículo tan seguro como otro de combustión. Ten en cuenta que el coche obtuvo una calificación de cinco estrellas hace siete años, sumando un 89% en protección a adultos y un 83% a niños.  

La prueba también consistió en un impacto frontal a 84 km/h (64 en EuroNCAP) e, igualmente, las imágenes son demoledoras. Desde luego, al ver las grabaciones, deberíamos reflexionar sobre la importancia de una velocidad adecuada porque, incluso transitando dentro de los límites legales, podemos correr un riesgo de lesiones muy graves. 

Por cierto, el nuevo LEAF también consiguió la máxima puntuación de seguridad, con un 93% en protección a adultos y un 86% a niños, por lo que mejora los porcentajes del modelo analizado por DEKRA.