Pierre Budar, jefe de equipo de Citroën en el Mundial de Rallies, respalda el camino que el campeonato seguirá desde 2022.

El futuro del Mundial de Rallies es híbrido. En el Consejo Mundial del Motor de mediados de junio, la FIA aprobó que la reglamentación a partir de 2022, incluya una propulsión eléctrica que se podrá activar en los enlaces y que podría proporcionar una potencia extra en los tramos.

Ante este cambio de tesitura, muchas han sido las voces que se han mostrado contrarias o reticentes a a esta evolución en el WRC. Pero Pierre Budar, jefe de equipo de Citroën, dejó claro durante el Rally RACC Catalunya-España 2019 que la electrificación no tiene marcha atrás. 

Sebastien Ogier, Citroën C3, WRC 2019

"Tengo que decir que no hay otra opción. Es imposible para las marcas automovilísticas seguir otra dirección, después de las normativas que se están imponiendo en la Unión Europea y fuera de ella. Como el deporte es una herramienta de marketing para vender coches, o haces eso y aplicas estas recetas, o si no, se acaba el deporte del motor", respondió el directivo francés a Motorsport.com

"Los híbridos de carreras que van a venir, seguirán funcionando con el motor de combustión térmica en los tramos y en los enlaces utilizarán el eléctrico, demostrando que es posible combinarlos". 

Budar también comentó la evolución que su nuevo piloto en 2019, Esapekka Lappi, ha hecho que sus reglajes converjan con los de Sebastien Ogier, permitiendo al equipo aprovechar mejor el tiempo durante los test entre rallie y rallie. 

"Hay diferencias de reglajes porque hay bastante diferencia de pilotaje entre Ogier y Lappi. Pero a principio de año, estas eran mucho mayores y ahora se han ido reduciendo. Con la experiencia de Ogier, Lappi ha ido aprendiendo y modificando cosas. Desde luego, para los dos pilotos y el equipo es mejor que los reglajes sean parecidos, porque cuando se hacen test cualquier modificación vale para ambos", aseguró. 

Citroën Berlingo, test de rally

Además, Budar quiso dejar claro el valor que tiene el WRC para una marca como Citroën: "El hecho de participar en competición es una potente herramienta de marketing, de la misma manera que puede ser la publicidad, un salón del automóvil... el objetivo es dar una imagen al mundo de lo que es Citroën y transmitir los valores de la marca. ¿Por qué hemos elegido el WRC? Porque es una disciplina que está muy cerca de la gente, es la más cercana. Porque son carreras en carretera y los coches son parecidos a los de calle".

El jefe de Citroën en el Mundial de Rallies también subrayó la importancia que tienen los pilotos en una disciplina en la que las telemetrías no son tan útiles como en los circuitos. 

"Si hay una disciplina en la que el piloto tiene una importancia mayor a la técnica esa es la de los rallies. No solamente vale un buen coche que te dé rendimiento, hace falta un piloto talentoso y con experiencia que te permita ganar", comentó.

"Esta categoría tiene una serie de circunstancias que no se dominan, a diferencia de los circuitos, con carreteras abiertas, que cambian en función de la climatología, la hora, los pilotos que ya han pasado por allí, por lo que necesitas mucha, mucha experiencia. Hay casos especiales como Ogier y Loeb que ganan desde que son jóvenes. La telemetría puede ayudar, pero nunca sustituye el talento de un piloto".

Galería: Citroën Berlingo Van, test de rally