Es un vehículo de asalto con elementos de confort propios de un SUV Premium.

Todos conocemos las cualidades camperas y el habitáculo lujoso del Mercedes-Benz Clase G. Si la versión es la antesala de la AMG, debemos añadir unas excelentes prestaciones para un vehículo de estas características. Y si sumamos un blindaje exterior, estaremos ante un todoterreno de asalto prácticamente imparable.  

El automóvil en cuestión se llama Gruma ENOK P1 y lo ha fabricado Gruma Automobile GmbH, en asociación con Armored Car Systems. Gracias a sus especificaciones, el 4x4 alemán está diseñado para tareas aún más ambiciosas que el G 500 estándar. El ejército alemán emplea un vehículo parecido, pero el P1 es un modelo civil destinado a la seguridad personal. 

Galería: Gruma ENOK P1, un Mercedes-Benz G 500 blindado

Curiosamente, no se ha modificado el elegante interior, de tal forma que los ocupantes pueden escapar de sus perseguidores mientras van sentados en los asientos de cuero calefactables. Dentro de lo difícil del momento, no es mal asunto, ¿verdad?

Además, el Gruma ENOK P1 posee un potente motor para salir ileso de cualquier situación crítica. Se trata del conocido propulsor 4.0 V8, biturbo, con 421 CV. No son los 585 del Mercedes-AMG G 63, extraídos del mismo bloque, pero a pesar de los kilos extra, debería moverse con una destacada rapidez.

En cuanto al blindaje integrado, sabemos que el habitáculo está reforzado con acero y resiste el impacto de balas procedentes de rifles de asalto, gracias a ventanas específicas. Los neumáticos de gran tamaño, con sistema Run Flat, miden 37 pulgadas y se montan sobre llantas Beadlock. Desde luego, este Mercedes-Benz no necesita carreteras para encontrar rutas de escape...    

Lamentablemente, ni las prestaciones ni el precio se han hecho oficiales, pero para los ejecutivos de multinacionales que necesitan transporte en alguna zona 'caliente' del planeta, seguro que el dinero no supone ningún problema.