En los paneles luminosos, se publicitaba un todocamino de línea coupé... y ya sabemos cuál es.

Si ayer estuviste disfrutando con la final del Mundial de Baloncesto entre España y Argentina, y tienes vista de lince, a lo mejor te percataste de que, en los paneles luminosos que bordeaban la cancha, se publicitaba un SUV chino, el Venucia T90.

En nuestro afán periodístico, hemos indagado más sobre este vehículo, un modelo de corte coupé que se presentó en el salón de Beijing de 2016. Basado en el prototipo Vow, es un vehículo desarrollado entre Nissan y Dongfeng. De hecho, Venucia es una empresa compartida entre ambas compañías.   

Por dimensiones exteriores, se trata de un todocamino de tamaño medio, con 4,79 metros de longitud, 1,86 de anchura y 1,59 de altura, complementado con una distancia entre ejes de 2,76 metros y una buena distancia libre al suelo, cifrada en 19,4 centímetros.

El único motor disponible es un bloque atmosférico de gasolina, con 2,0 litros de cilindrada y 144 CV, asociado a una transmisión automática con variador continuo. A partir de este binomio, el coche acelera de 0 a 100 km/h en 12,4 segundos. 

Galería: Venucia T90

La gama del Venucia T90 solo comprende versiones de tracción delantera y, a pesar de su formato pasional, anuncia un amplio maletero de 628 litros, que puede alcanzar los 1.648 con los asientos abatidos.  

El equipamiento puede incluir faros y pilotos con tecnología de tipo LED, pantalla táctil de 12,3 pulgadas para el sistema de infoentretenimiento y diversas ayudas electrónicas a la conducción, como el sistema de control del ángulo muerto. 

El precio base del Venucia T90 asciende a 110.000 yuanes chinos, que equivalen a poco más de 14.000 euros, al cambio. Es cierto, no es un BMW X6, pero seguro que muchos asiáticos lo valoran como compra. Incluso algún espectador del 'partidazo' de España...