La firma británica construirá 12 ejemplares basados en el original.

Como si fuera una corriente que tratase de convertir en moderno lo clásico, los responsables de Bentley han decidido volver a fabricar, en una serie limitada, el mítico Bowler 41/2, de 1929, conducido por Sir Tim Birkin, en lo que fue un auténtico clásico de carreras de la época.

El vehículo estaba equipado con un bloque de cuatro cilindros y 4,4 litros de cilindrada, sobrealimentado mediante un compresor Roots, que desarrollaba una potencia máxima de 240 CV.

Ahora, por petición de una grupo de clientes interesados, el fabricante británico volverá a construir 12 reproducciones originales de este mítico bólido.

Galería: Bentley Blower de 1929

Según afirma Adrian Hallmark, presidente y director ejecutivo de Bentley, "los cuatro Team Blowers son los Bentley más valiosos del mundo, y sabemos que existe una demanda de reproducciones originales que se pueden usar, disfrutar y amar sin riesgo para los preciados modelos históricos".

En su época, la firma construyó 55 ejemplares, incluyendo cinco unidades de competición.

Para crear los nuevos vehículos, Bentley empleará una combinación de moderna tecnología punta, junto con el gusto por el detalle y la artesanía propia de la vieja escuela. Para conseguir este proyecto, el fabricante va a desmontar el Bowler 4½ del museo, pieza por pieza, para escanearlo en tres dimensiones por completo.

Al mismo tiempo, utilizará algunos de los moldes originales y herramientas manuales de la década de 1920 para fabricar los nuevos componentes. Los 12 afortunados compradores deberán ser pacientes, porque Bentley necesitará aproximadamente dos años para la producción de todos los automóviles previstos.

Bentley Blower de 1929

Debemos recordar que Bentley celebra su centenario este mismo año. Además de estas reproducciones originales, la marca presentó el Continental GT Convertible Number 1 Edition como otra forma de celebrar tan señalada fecha.

Esta serie limitada a 100 ejemplares llegaba, a modo de obsequio, junto a una pieza del pistón del Bentley Blower No. 1 de 1929. Esa reproducción de la pieza se tomó de la original, mientras la compañía restauraba el modelo clásico.