Hasta hace no mucho tiempo, este clásico seguía siendo todo un superventas.

Sin lugar a dudas, el Fiat Uno es uno de los coches urbanos más recordados y añorados de nuestro mercado. Lanzado en Europa en el año 1983, se mantuvo a la venta hasta 1995, consiguiendo unas cifras de ventas más que interesantes. 

De hecho, si lo recuerdas, incluso consiguió llevarse el premio al Coche del Año en Europa, en 1984, imponiéndose a otros dos modelos ilustres, como el Peugeot 205 o la segunda generación del Volkswagen Golf.

Todo, para acabar dando el relevo a otro modelo de largo recorrido, el Punto, que también nos dijo adiós hace poco.

Galería: Fiat Uno moderno

Sin embargo, su adiós en España y el resto de mercados europeos no significó el final de la producción. De hecho, tuvo aventuras al otro lado del mundo, como en Nueva Zelanda con la versión Way, al tiempo que disfrutaba de una exitosa vida comercial en América Latina.

Así las cosas, se vendió mucho en Argentina, como Uno Fire, y en Brasil, como Mille, donde los conductores lo ensalzaban por su dureza y sencillez mecánica.  

Pero hay cosas contra las que no se puede luchar. Por ejemplo, las normativas de seguridad, como la que en Brasil obligaba a instalar ABS y airbags en los coches nuevos, que fue el remate para nuestro protagonista, en 2013. De ahí que acabara siento sustituido, por un nuevo Uno, similar a nuestro Panda.

Por tanto, en el mercado brasileño, estuvo disponible hasta hace relativamente poco, con precios de partida que arrancaban sobre los 17.000 reales. Una cifra que, al cambio actual, supone unos 3.750 euros. Por esa cantidad... ¿quién no conduciría uno hoy en día?

Ahora bien, ¿qué gama ofrecía antes de su desaparición total? Básicamente, contaba con tres mecánicas atmosféricas, capaces de funcionar con gasolina o etanol, indistintamente. 

De este modo, encontrábamos el 1.0 8V Flex, de 66 CV, como opción de acceso; la oferta continuaba con el mismo 1.0 8V Flex, pero con 75 CV; y finalizaba con el 1.4 8V Flex, de 88 CV. En todos los casos, el cambio era manual y solo estaba disponible con carrocería de cinco puertas.

Dicho esto... ¿alguien se animaría a comprarlo?

Galería: Fiat Uno, fotos históricas