Sin duda, es una de las cosas más raras que hemos visto en mucho tiempo.

Durante muchos años, un automóvil se pintaba en un proceso de dos pasos. Primero, a la carrocería se le aplicaba una capa de imprimación. Después, se elegía el color deseado... y concluía la operación.

Era un proceso simple que, con el paso del tiempo y las inclemencias meteorológicas, no impedía que se perdiera el lustre inicial del vehículo, algo importante en el caso de un clásico, por ejemplo.

Sin embargo, la tecnología llegó en forma de lacas transparentes que, además de aportar más brillantez al exterior del vehículo, protegían la pintura original. La evolución de este proceso ha llegado de la mano de los chicos rusos de Garage 54, que le han aplicado 35 capas de laca a un veterano Lada.

Galería: Lada con 35 capas de laca

Como decíamos, en el vídeo del canal de YouTube de Garage 54, hemos podido ver todo tipo de locuras automovilísticas, desde construir un cobertizo motorizado hasta sumergir coches en agua hirviendo, generalmente siempre protagonizados por modelos del fabricante ruso.

En este caso, el vehículo no sufre ningún tipo de mutilación y más bien parece preparado para brillar en el stand de un salón del automóvil o en un concurso de elegancia... o casi.

El proceso de aplicar 35 capas de laca transparente no es sencillo. Entre capa y capa, se debe esperar el tiempo necesario para que el producto seque y se adhiera correctamente.

Esto hace que el trabajo completo se tuviera que completar en varias fases. Lógicamente, hablamos de una maniobra mucho más laboriosa de la que se emplea en la fase de pintura de un vehículo moderno, de ahí el aspecto tan llamativo y poco habitual de este Lada.

Lada con 35 capas de laca

En total, el periodo de realización se demoró más de una semana, primero con la aplicación de 15 capas, una semana de tiempo de secado y la posterior aplicación de las restantes 20 capas, incluidos los pilotos traseros, los paragolpes y las placas de matrícula.

Las 'estalactitas' de laca que cuelgan de los pasos de rueda aportan un toque divertido, puede que grotesco, pero no se puede negar el magnífico brillo de la carrocería que porta casi 2,0 milímetros de laca transparente de protección.

Lada con 35 capas de laca

Por último, como una muestra más del sinsentido de la operación, los responsables del proyecto aseguran que el coste de la laca transparente aplicada supera el precio del propio vehículo... sin contar el coste de la mano de obra invertida. En cualquier caso, no me negarás que este Lada es una de las cosas más extrañas que has visto hace mucho tiempo.

Fuente: Garage 54, vía YouTube