A pesar de los 30 años de diferencia que hay entre ellos, resultan sorprendentemente parecidos

Bugatti no ha construido demasiados coches a lo largo de su historia, pero cada modelo que ha ensamblado ha resultado extraordinariamente memorable.

Dicho esto, parece claro que, en los últimos años, la compañía francesa ha sido una de las pioneras en lanzarse al mercado de los hiperdeportivos, una categoría incluso por encima de la de los 'simples' superdeportivos, donde la tecnología, el rendimiento y las prestaciones escalan a otro nivel.

Galería: Comparativa de los superdeportivos de Bugatti

En este segmento, el Veyron y el Chiron resultaran familiares a todo el mundo, mientras que el EB110, tal vez, haya quedado algo más en el olvido. Probablemente, por los problemas financieros que sufrió la firma antes de entrar a formar parte del Grupo Volkswagen, en 1998; el momento exacto en el que todo cambió... para bien.

En cualquier caso, el EB110 fue un modelo increíble para su época, algo que nos recordó la propia marca recientemente... y que nos ha animado a llevar a cabo esta comparativa, viajando en el tiempo a lo largo de las últimas tres décadas.

Bugatti Chiron

Comenzaremos con el último modelo de producción de la marca, dejando a un lado el exclusivo y extravagante Divo (que está desarrollado sobre la base del propio Chiron, por cierto). La gran joya de este modelo es el irracional propulsor W16 de 8,0 litros, con cuatro turbocompresores, que le permite alcanzar los 1.500 CV de potencia y los 1.600 Nm de par máximo.

Todo ese poderío se envía a las cuatro ruedas, a través de una transmisión automática de doble embrague, con siete relaciones. Por lo que no es de extrañar que pueda alcanzar una velocidad máxima de 420 km/h (autolimitada) y acelerar de 0 a 100 en apenas 2,4 segundos. Eso sí, son muchos los que creen que podría acercarse a los 480 km/h si se dieran las condiciones adecuadas...

Solo se van a fabricar 500 unidades para todo el mundo, con una producción que continúa adelante, sin prisa pero sin pausa.

Bugatti Chiron

Bugatti Veyron

A lo largo de la historia de la automoción, hay muy pocos coches a los que podamos calificar como auténticos revolucionarios, por ser capaces de cambiar las reglas del juego. Sin embargo, ese es el caso del Bugatti Veyron, un modelo que nació en el año 2005, con más de 1.000 CV bajo el capó, convirtiéndose en el rey absoluto de la velocidad y la potencia.

Con el nuevo impulso que le dio Volkswagen a la marca, asistimos al nacimiento de uno de los propulsores más avanzados de la década, el W16, con 8,0 litros de cilindrada y cuatro turbos, que le permitía acelerar de 0 a 100 en 2,5 segundos. 

Por supuesto, el Veyron se mantuvo como el coche más rápido del mundo durante años, gracias a los 407 km/h del modelo estándar... ¡y los 429,6 del Veyron SS! Además, su exclusividad fue todavía mayor por el reducido número de unidades que se ensamblaron: 450, entre 2005 y 2015.

Bugatti Veyron

Bugatti EB110

Aunque pueda parecer curioso, el renacimiento de Bugatti tras su desaparición se produjo en Italia, de la mano de Romano Artioli, que adquirió la firma a finales de los años 80 y se estableció en Campogalliano, Módena, de donde saldría el EB110.

Obviamente, lo que más llama la atención de este modelo es su diseño, totalmente diferente al de los vehículos creados en la era Volkswagen. Además, con una potencia máxima de 611 CV en la variante SS (o Super Sport), sus datos 'asustan' algo menos que los de sus predecesores. Ahora bien, no debemos olvidar que estamos hablando de un coche de hace tres décadas...

Fiel a los cánones de la época, recurría a un motor V12, pero ya presumía de una de las claves de sus descendientes: los cuatro turbos. Además, aunque difiere en el hecho de ofrecer una caja de cambios manual, de seis marchas, ya apostaba por la tracción total. Por tanto, no son pocas las similitudes con el Veyron y el Chiron.

Igualmente adelantada para la época resultaba su aerodinámica activa, lo mismo que sucedía con sus prestaciones, ya que podía alcanzar los 355 km/h y acelerar de 0 a 100 en 3,3 segundos. Además, al solo fabricarse 128 ejemplares, se trata del más exclusivo de este histórico trío de hiperdeportivos...

Bugatti EB110