Durante los meses de julio y agosto, también aumentará el número de agentes de la Guardia Civil en las carreteras.

A partir de mañana, muchos españoles comenzarán las ansiadas vacaciones de verano y se desplazarán con sus coches a sus respectivos lugares de descanso. Ante el inicio de esta campaña estival, la DGT ha decidido aumentar el número de radares y de miembros de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil.

En concreto, la red de carreteras sumará 20 cinemómetros más y estará controlada por 300 agentes extra, respecto a los meses de julio y agosto de 2018. Según los cálculos del Ministerio del Interior, este verano se producirán 90 millones de desplazamientos, un 1,66% más que el año pasado. 

Galería: Actualidad y seguridad vial

Con este dispositivo especial, la Dirección General de Tráfico tendrá en funcionamiento más de 1.000 radares de todo tipo, incluidos los helicópteros Pegasus, los drones y los Velolaser. Muchos de los 20 nuevos cinemómetros se instalarán en carreteras secundarias, con 90 km/h de límite de velocidad.

Esta decisión se ha tomado teniendo en cuenta que la prioridad del organismo dirigido por Pere Navarro es "priorizar la vigilancia en carreteras convencionales". También perseguirá el exceso de velocidad, así como la conducción bajo los efectos del alcohol y las drogas, y el uso incorrecto del teléfono móvil. 

A lo largo del año, Tráfico sumará otros 58 radares a las carreteras, además de los 20 de este verano. De esos 58, 15 serán de tramo. Visto lo visto, parece imposible que en un largo desplazamiento no te encuentres con varios. 

Como complemento a este operativo, hay que sumar tres campañas especiales de vigilancia sobre diferentes colectivos: ciclistas (13 y 14 de julio), motoristas (27 y 28 de julio) y exceso de velocidad (del 12 al 18 de agosto). 

Ya sabes que lo ideal es cumplir siempre con la normativa y no ponerte nunca una hora de llegada, porque también el viaje forma parte de las vacaciones y hay que disfrutarlo con seguridad