Al vehículo de serie solo se le han añadido los elementos de seguridad obligatorios.

Si hacemos un repaso a los últimos récords de velocidad o vuelta rápida a un circuito, nos costará encontrar a un modelo de Bentley entre los primeros puestos de la clasificación. El fabricante británico de modelos de lujo, normalmente, suele destacar por la opulencia de los listados de opciones asociados a sus vehículos, incluidos relojes con diamantes 'incrustados' en el salpicadero.

Por ese motivo, llama poderosamente la atención comprobar cómo se han atrevido con la conocida subida a Pikes Peak, la primera vez, el año pasado con un mastodóntico Bentayga. Los rumores apuntaban a que este año podría ser un Continental GT el elegido... y ahora se acaba de confirmar.

Obviamente, para participar en una carrera de estas características, es obligatorio disponer de unas medidas de seguridad mínimas. Y el Continental GT no es una excepción. De esta forma, se le ha añadido una jaula antivuelco, además de cinturones de seguridad de seis puntos de anclaje y el equipo antincendio específico.

Todo lo demás es igual que el coche de serie que cualquiera puede contemplar en un concesionario oficial de la marca. El motor 6.0 V12 biturbo, con 635 CV, la transmisión automática de ocho velocidades y la tracción integral permanecen invariables.

Unas cifras que ayudarían a entender que estamos ante un vehículo de competición, capaz de volar entre curva y curva. Sin embargo, esa creencia se desvanece cuando constatamos los 2.495 kilos del vehículo británico.

La tapicería de cuero, los asientos con regulación eléctrica, el equipo de sonido de alta fidelidad o el climatizador automático que se mantienen en el Continental GT no ayudan a rebajar la cifra de peso.

Sin embargo, no todo está perdido. Bentley tiene un arma escondida debajo de la manga. Al volante se sentará Rhys Millen, la leyenda de Pikes Peak, un piloto que estableció varios récords en la famosa carrera de montaña, incluido el conseguido con el Bentayga el año pasado.

Para sumar una nueva muesca en su revólver, Millen tendrá que completar el recorrido en menos de 10'26"9, que es el tiempo que ostenta el automóvil de producción más rápido, establecido en 2014 por el Porsche 911 Turbo S. Bentley parece convencida de poder vencer al 911 Turbo S con su Continental GT de dos toneladas y media. Veremos si Millen obra su magia y lo consigue.

Bentley Continental GT Pikes Peak

Recordemos que Pikes Peaks se celebrará el próximo 30 de junio y es un evento incomparable. Se trata de una subida de montaña con un recorrido de casi 20 kilómetros que comienza a una altitud de 2.865 metros sobre el nivel del mar y alcanza los 4.300 metros en la línea de meta.

Muchos pilotos utilizan oxígeno dentro del vehículo para no acusar el mal de altura que, sin embargo, sí que sufren los motores de sus vehículos.