Afortunadamente, el golpe no fue grave.

Muchos aficionados al motor acuden a Nürburgring-Nordschleife, con su coche particular, a completar una vuelta... previo paso por caja. Si tienes intención de hacerlo (te lo recomendamos fervientemente), debes recordar que el objetivo fundamental es divertirte, pero sin superar tus límites, como le sucedió al conductor del BMW M2 Competition accidentado en el trazado alemán.

Galería: BMW M2 Competition 2018

El golpe tuvo lugar en el complicado tramo de Brunnchen. En la curva a derechas que se ve en el vídeo, muchos vehículos subviran y acaban yéndose contra la barrera del lado izquierdo. Sin embargo, el deportivo alemán sobrevira y se estrella contra la valla de la derecha. 

La grabación no muestra las secuelas del accidente, pero estamos convencidos de que el M2 Competition, dotado de un motor biturbo de 3,0 litros, seis cilindros en línea y 410 CV, tiene que pasar por chapa y pintura y, probablemente, algunos componentes mecánicos también se vieron afectados. 

Además, hay que contar los costosos gastos que implican el arreglo de la valla de protección más el servicio de grúa, para sacar el coche del circuito. 

Después del accidente, vale la pena ver el resto del vídeo. Lo más destacado es un M4, con matrícula española, marcándose una 'cruzada' antológica (minuto 4'30"), y un trompo de un Honda Civic Type R, aunque a diferencia del M2, consigue evitar las protecciones (minuto 5'20").

También pueden contemplarse vehículos de toda condición. Desde un Ford Mustang de los años 60 yendo tranquilamente, hasta un motociclista con un sidecar vacío, que es capaz de levantarlo en el aire mientras conduce. Hay incluso copilotos que van grabando la vuelta con su teléfono móvil.

Desde luego, en Nürburgring-Nordschleife siempre hay espectáculo garantizado y, por eso, debes vivirlo en primera persona, pero primando la seguridad ante todo.