El vehículo italiano tiene un aspecto tan atractivo como el sonido de su motor.

La firma del 'Cavallino Rampante' nos sorprendió a todos, hace casi un año, cuando presentó los Ferrari Monza SP1 y SP2. Dos velocistas con uno y dos asientos, respectivamente.

El escenario elegido por la firma de Maranello fue el salón de París 2018 y allí comunicaron bastantes detalles al respecto. Por ejemplo, sabemos que Ferrari está construyendo unas 500 unidades en total, lo que impedirá ver algún ejemplar rodando en público con facilidad.

Sin embargo, el vídeo que acompaña a esta noticia está protagonizado por un Monza SP1, accediendo a un concesionario ubicado en Londres. Suponemos que se trataba del proceso de preparación para la entrega al cliente, sabiendo que todas las unidades previstas ya están adjudicadas.

Galería: Ferrari Monza SP1 y SP2 en el salón de París 2018

El Ferrari 812 Superfast es la base sobre la que se ha construido el Monza SP1. No obstante, el nuevo speedster ofrece un potencial mayor. El Monza alcanza los 820 CV, en comparación con los 800 del 812 Superfast.

Es el motor más potente de Maranello en la actualidad. Asimismo, el Monza SP1 acelera de 0 a 100 km/h en 2,9 segundos y alcanza los 200 km/h, en 7,9 segundos. La velocidad máxima es superior a los 300 km/h, con lo que podríamos afirmar que el Monza SP1 tiene las especificaciones de un superdeportivo puro.

El Monza SP1 pretende rendir homenaje a los coches de carreras del siglo pasado, que carecían de protecciones contra los elementos para el piloto. Sin embargo, para brindar cierta comodidad al conductor, Ferrari patentó el denominado 'Escudo de viento virtual', un pequeño parabrisas delantero que deriva el flujo de aire, protegiéndolo.

Este dispositivo ofrece "la sensación de una velocidad vertiginosa, que normalmente solo experimentan los pilotos de Fórmula 1", según afirmó Ferrari, cuando presentó los SP1 y el SP2, en octubre de 2018.

Ferrari Monza SP1 y SP2

Con una producción tan limitada, admirar un Ferrari Monza SP1 en vivo será casi un milagro. Hablamos de un vehículo que los coleccionistas de Ferrari suelen tener guardado bajo llave durante décadas, para engordar el precio del mismo en una subasta futura. Sin duda, una magnífica ocasión para disfrutar de la melodía de su magnífico motor.
 
Fuente: El TFJJ, vía YouTube