Ha roto la plusmarca de este tipo de vehículos ecológicos, mejorando en 40 segundos el tiempo del Nio EP9.

El escenario donde los deportivos y superdeportivos sacan pecho de sus capacidades, el circuito de Nürburgring, también empieza a ser interesante para los eléctricos de altas prestaciones.

El último en romper el récord ha sido el Volkswagen ID. R, que ha completado la parte norte del trazado, con una longitud de 20,8 kilómetros, en un tiempo de 6'05"336.

Esto significa que queda por delante del superdeportivo EP9 de la marca surcoreana Nio, que lo hizo 40 segundos más lento.

La diferencia entre ambos radica en que el modelo de Volkswagen es una auténtico coche de carreras, mientras que el de la marca china, pese a sus altas prestaciones, sí que está considerado como un coche de producción que puede homologarse para circular por carretera.

Curiosamente, en el ID. R la potencia es de 680 CV, mientras que el EP9 llega a los 1.341 CV, por lo que el automóvil alemán ha batido a su rival eléctrico, pese a entregar la mitad de caballos.

El encargado de pilotar el coche ha sido Romain Dumas, ganador de míticas 24 Horas de Le Mans, en sus ediciones de 2010 y 2016 (con Audi y Porsche), así como de otras pruebas como la última subida a la colina de Pikes Peak, en la que también se estableció el mejor tiempo de su categoría con este vehículo.

 

La configuración utilizada en la 'cronoescalada' norteamericana ha sido modificada para dotar al Volkswagen ID. R de mayor carga aerodinámica, así como de mejoras de aceleración y de velocidad punta, para lo que han revisado el sistema de gestión de energía.

De esta manera, Dumas ha conseguido completar su mejor vuelta en el 'Infierno Verde' con una velocidad media de 205,25 km/h.

El Volkswagen ID. R se proclama como el eléctrico más rápido de Nürburgring

Sin embargo, ambos vehículos de propulsión eléctrica están todavía lejos del récord absoluto en el trazado, ostentado por el Porsche 919 Hybrid Evo durante el año pasado, parando el tiempo en 5'19".

Este automóvil tiene también especificaciones de competición y, además, cuenta con la ventaja de no tener ninguna limitación legal, por lo que, con su motor de gasolina V4 turbo de 2,0 litros de cubicaje, apoyado por otro eléctrico, entrega un rendimiento total de 1.160 CV.

Por tanto, el eléctrico de Volkswagen ahora tiene otro rival a batir, el coche de propulsión híbrida de Porsche. Aunque este objetivo parece inalcanzable...