Nos imaginamos la versión más extrema del SUV japonés. ¿Tendría hueco en nuestro mercado?

En Estados Unidos, Toyota reserva la versión TRD Pro a los modelos 4Runner, Sequoia, Tacoma y Tundra, pero nuestro render imagina cómo sería el RAV4 con esos retoques 4x4. Posiblemente, este coche no sería tan eficaz en el campo como sus 'hermanos' mayores, pero ofrecería suficientes argumentos 'off road', sin que quedase comprometido el buen tacto en carretera.

La marca japonesa tiene una receta establecida para crear las variantes TRD Pro, por lo que imaginar los componentes para el RAV4 no es demasiado difícil. Los amortiguadores Fox Racing y una suspensión elevada son dos elementos comunes en estos modelos camperos, por lo que nuestro RAV4 ofrecería más altura libre al suelo que la competencia directa.

Las llantas de aleación negras y los neumáticos todoterreno también forman parte del paquete. Una placa protectora más grande en la parte delantera es, a la vez, estéticamente atractiva y funcional, pues pone a salvo al motor y la transmisión de piedras y otros elementos.

El Tacoma TRD Pro 2019 también suma un snorkel. Aunque no es un componente de serie, luce tan bien que lo hemos incluido en nuestra recreación. Con él, no habría problemas a la hora de vadear pequeños ríos y, además, el motor respiraría aire más limpio en un ambiente polvoriento.

Galería: Toyota RAV4 Hybrid

Galería: Toyota RAV4 2018

El rival más cercano al RAV4 TRD Pro sería el Jeep Compass Trailhawk. En Estados Unidos, el Toyota opta por una mecánica de 2,5 litros con 205 CV y 250 Nm, mientras que su contrincante apuesta por un motor de 2,4 litros con 182 CV y 237 Nm. Por lo tanto, el japonés gana por potencia y prestaciones. 

En cambio, el Compass Trailhawk puede sacar ventaja en el campo, gracias al sistema de tracción total Active Drive Low, que incluye una función que se asemeja a la reductora (la relación de cambio de la primera velocidad es muy corta).

Si al ver este RAV4 TRD Pro quieres reservar uno, entonces tenemos que darte malas noticias, pues no hay previsiones, al menos oficiales, de crearlo. ¿Tendría sentido este coche en nuestro mercado? No sería la versión más demandada, pero seguro que más de uno lo adquiriría sin pensárselo dos veces...