El nombre Neon fue utilizado en un ejercicio de estilo transgresor, antes de convertirse en una berlina de producción.

Ahora que nos encontramos en una situación de zozobra en el mundo del automóvil, marcado por el creciente interés por el medio ambiente, queremos devolver a la actualidad un ejercicio de diseño que no llegó a triunfar en su momento, pero que ya apostaba por una serie de medidas enfocadas a la eficiencia y el bajo consumo. Hablamos del Dodge Neon Concept, presentado en el salón de Detroit de 1991.

Galería: Dodge Neon Concept 1991

En este sentido, el reciente reglamento de homologación de consumos de combustible, conocido por las siglas WLTP, obliga a los fabricantes a conseguir mecánicas térmicas que emitan cada vez menos dióxido de carbono (CO2). La consecuencia directa es que cada vez es más frecuente ver motores de baja cilindrada, con 0,9, 1,0 o 1,2 litros, apoyados en un sistema de sobrealimentación.

Motor de 1,1 litros y dos tiempos

El protagonista de esta noticia se presentó en 1991 y apostaba por un motor de 1,1 litros de cilindrada. El bloque de dos tiempos desarrollaba 100 CV, una cifra de potencia respetable, combinada con un consumo de combustible reducido. Sin embargo, lo único que sobrevivió fue el nombre del concept, debido a que el arriesgado diseño del motor (en aquel momento), no llegó a la producción definitiva.

Dodge Neon Concept 1991

Los responsables de Dodge crearon un concept car con un aspecto que mezclaba rasgos futuristas, con detalles retro. El vehículo guardaba similitudes con la primera generación del Mazda MX-5, como los faros redondos, que puedes apreciar claramente en el frontal.

Las puertas correderas, tanto delanteras como traseras, disponían de accionamiento eléctrico y unas vez abiertas, dejaban libre el acceso al habitáculo; una tarea muy cómoda al no existir un pilar B como tal. Además, los paneles de la carrocería estaban fabricados en material reciclado, lo que también suponía un guiño medioambiental.

Dodge Neon Concept 1991

Algo parecido sucedía en el interior, donde se utilizaron plásticos para moldear tanto el salpicadero como la consola central y así facilitar el reciclaje posterior del vehículo.

En último extremo, los diseñadores de Dodge incluyeron dentro del vehículo un compactador de basura, para triturar los desperdicios que generasen los pasajeros mientras permanecían en el interior.

Dodge Neon Sport Biker Concept 1997
Dodge Neon GTS Concept 1997
Dodge Neon SRT Concept 1999

Aunque algunas soluciones podamos considerarlas como innovadoras, en el contexto de la época, el Neon Concept nunca llegó a la línea de producción; sobre todo, por su insólita mecánica de dos tiempos. En 1994, sin embargo, Dodge estrenó una berlina compacta con ese mismo nombre.

En la actualidad, el Dodge Neon es el 'primo' norteamericano del FIAT Aegea (o Tipo), que se comercializa en algunos mercados emergentes.