Ningún otro SUV ha conseguido alcanzar 280 km/h sobre ese firme deslizante.

¿Para que están los récords? Algunos dicen que para presumir de ellos; otros, en cambio, aseguran que para batirlos. Esta última premisa es la que ha seguido Jeep, que acaba de batir una curiosa plusmarca con su Grand Cherokee Trackhawk, de 700 CV.

¿Cuál fue? La de convertirse en el SUV más veloz sobre hielo. La cita se produjo al sur de Siberia, en el Baikal Ice Motor Sports Festival. Resulta que el lago Baikal es el más profundo del mundo y también el más grande, dentro de los de agua dulce, con una longitud de 12 kilómetros.     

Galería: Prueba Jeep Grand Cherokee Trackhawk 2018

Desde luego, el escenario resultó el ideal para intentar la hazaña. El ejemplar empleado renunció a "elementos innecesarios", con el fin de quitarse kilos de encima. Como puedes ver en el vídeo, el 4x4 estadounidense estableció una velocidad máxima de 280 km/h, algo nunca antes alcanzando por un vehículo de estas características. 

El récord fue homologado por los expertos de la FIA y confirmado por la Federación Rusa de Automovilismo, por lo que se trata de un registro totalmente oficial y legal. 

Cabe recordar que el Jeep Grand Cherokee Trackhawk monta un propulsor 6.2 V8, sobrealimentado por un compresor volumétrico, y declara una velocidad máxima de 290 km/h, solo superado por el Lamborghini Urus, con 305 km/h, y el Bentley Bentayga Speed, con 306. 

Jeep Grand Cherokee Trackhawk, récord de velocidad en hielo

Por si no lo sabes, el récord absoluto del vehículo más rápido en hielo pertenece a un BMW M3 E30, equipado con un motor Toyota 2JZ, que genera la friolera de 1.300 CV. ¿El registro? 347 km/h, conseguido en el evento anual Swedish Speed Week, en Årsunda, Suecia. De locos...