Quizá en un carrera con una distancia mayor o en una pista llena de curvas, el resultado habría sido distinto, pero, en el cuarto de milla, hay un claro ganador…

Las competiciones de aceleración en línea recta, conocidas como el cuarto de milla, nos gustan mucho, sobre todo, cuando se enfrentan modelos en los que el resultado final no está claro. Además, en estos 402 metros, los automóviles cuentan con unos pocos segundos para demostrar lo explosivos que son en su arranque.

La batalla paralela de este vídeo tiene como protagonistas a dos flamantes superdeportivos: el Lamborghini Huracán LP 610-4 y el McLaren 720S.

Ingeniería italiana frente a británica y, mejor aún, una mecánica de aspiración atmosférica, la del Lamborghini, frente a la biturbo del McLaren.

Si todavía no has visto las imágenes, quiero ponerte en antecedentes con más características y prestaciones de cada uno de los coches, para que vayas haciéndote a la idea de por cuál de ellos apostarías que va a cruzar la meta antes.

Por un lado, de color negro, tenemos al LP 610-4, que incorpora un motor de gasolina V10 atmosférico, de 5,2 litros de cubicaje, con un rendimiento de 610 CV y 560 Nm de par máximo. Este bloque se acopla a una transmisión de doble embrague, de siete velocidades, y a un sistema de tracción total.

Lamborghini Huracán vs McLaren 720s

Con un peso de 1.422 kilos y una relación peso/potencia de 2,3 kg/CV, el Lamborghini presume de hacer el 0 a 100 km/h en 3,2 segundos, mientras que, para alcanzar los 200 km/h, requiere de 8,0 segundos. Su velocidad máxima, 325 km/h.

Si pasamos al deportivo pintado en naranja, el McLaren, nos referimos a un vehículo con una mecánica también alimentada por gasolina, aunque con un bloque algo menor que el de su rival. Hablamos de un V8 que cubica 4,0 litros, con un rendimiento de 720 CV y un par que asciende a 770 Nm. Utiliza una caja de cambios automática similar a la del italiano, salvo que en este caso toda la fuerza se dirige al eje trasero.

Aquí la báscula marca 1.283 kilos y esto hace que se obtenga una relación de 1,78 kg/CV. En la aceleración de 0 a 100 km/h, mejora el tiempo de su rival, gracias a los 2,9 segundos que declara, haciendo lo propio hasta los 200 km/h, con un tiempo de 7,8 segundos. La velocidad punta del McLaren también es superior a la del Lamborghini, llegando su punta a 341 km/h.

Con estos datos, ya puedes ponerte a hacer especulaciones sobre cuál de los dos llegará primero a meta. Aunque me atrevo a darte un par de pistas: la tracción total siempre va a permitir una mejor tracción a la hora de arrancar desde parado y el recorrido es de 402 metros.

Sembrada la duda... ¿será capaz el McLaren 720S de aprovechar su superioridad sobre el papel?