La tercera generación del SUV alemán se presenta en Nueva York con un motor V8 biturbo y un habitáculo con capacidad para siete personas.

El Mercedes-Benz GLS 2020 se ha presentado en el salón de Nueva York, una tercera generación que ha hecho que este todocamino de gran tamaño crezca en cuanto a dimensiones, potencia y presencia tecnológica.

El nuevo GLS es más largo que su antecesor, presentando una medida de 5,2 metros, en el caso de la versión 450, mientras que la más potente, con la denominación 580, apenas supone un centímetro extra (5,21 metros). Recordemos que, en su segunda etapa de vida, la que se vende actualmente, tiene una longitud de 5,13 metros.

Esto permite que exista un espacio interior más amplio y práctico, que hace posible una mejora en la sensación percibida por sus hasta siete ocupantes, aunque su configuración también puede ser de tipo 2+2+2, con asientos individuales para sus tres filas.

Su techo panorámico ahora es un 50% más amplio, algo que también hay que agradecerle al crecimiento de dimensiones que hemos mencionado en este nuevo ciclo vital del SUV.

El Mercedes-Benz GLS 2020 comparte unas líneas muy similares a las del también nuevo Mercedes-Benz GLE 2019, sobre todo en el frontal, donde se aprecia una parrilla delantera que claramente ha sido heredada de su hermano menor de gama.

Mercedes-Benz GLS 2020
Mercedes-Benz GLS 2020

De serie, la versión GLS 450 incorpora una llantas de aleación de 19 pulgadas, mientras que la GLS 580 se beneficia de unas de 21 pulgadas. Además, el más potente dispone de los acabados opcionales AMG Line y Night Package.

En el interior del todocamino se ha hecho uso del sistema de infoentretenimiento MBUX de Mercedes-Benz, que incorpora la importante novedad de ser compatible con AppleCar Play y Android Auto.

Asociada a esta tecnología, cuenta con una pantalla táctil de 12,3 pulgadas, del mismo tamaño que la que ofrece el cuadro de instrumentos, totalmente digitalizado.

El capó de esta tercera generación esconde, en el caso del GLS de acceso, un motor turboalimentado de gasolina, de seis cilindros en línea, con un cubicaje de 3,0 litros, del que se extraen 367 CV y un par máximo de 500 Nm.

El tope de gama, también alimentado por gasolina, cuenta con una mecánica V8, biturbo, que cubica 4,0 litros, con 490 CV y un par motor de 699 Nm.

Estas mecánicas integran una red eléctrica de 48 V, incorporando el dispositivo ISG, que hace tanto las funciones de motor de arranque como de alternador.

Por un lado, lleva a cabo la recuperación de la energía liberada en procesos como el frenado, con un lógico ahorro posterior de combustible. Por el otro, permite hacer uso de la función EQ Boost, con la que las prestaciones de estos motores crecen en 21 CV y 248 Nm durante unos pocos segundos.

Mercedes-Benz GLS 2020

En ambos casos, llegan asociados a la transmisión automática con convertidor de par 9G-TRONIC, con nueve velocidades, encargada de llevar la fuerza a las ruedas a través de su efectivo sistema de tracción total 4MATIC.

Al igual que en el GLE, el Mercedes-Benz GLS 2020 ofrece la suspensión neumática y adaptativa AIRMATIC, que se combina con el E-ACTIVE BODY CONTROL, capaz de hacer una lectura del terreno y gestionar la amortiguación de cada rueda de forma independiente.

Todavía no hay precios del SUV alemán, aunque se espera que el lanzamiento definitivo del modelo tenga lugar a finales de año, coincidiendo con el salón de Frankfurt.