De momento, es solo un teaser oficial, pero el camuflaje desaparecerá el próximo 30 de abril.

McLaren no solo sabe hacer deportivos para romper los cronómetros en cualquier circuito. El Grand Tourer 2019 demuestra que la firma británica también es capaz de desarrollar vehículos especializados en largos desplazamientos. 

De momento, toca conformarnos con este teaser oficial, con la carrocería definitiva completamente camuflada, aunque no tendremos que esperar mucho para conocer este modelo, ya que se presentará el próximo 30 de abril. 

A pesar de que la marca lo nombra Grand Tourer, ese no será su nombre definitivo y, lamentablemente, McLaren no nos ha dado ninguna pista al respecto. 

En el apartado estético, la línea deportiva preside todo el conjunto. Por citar algunos componentes, nos quedamos con las grandes tomas de aire en los laterales, los poderosos hombros y las dos salidas de escape en la zaga. Por su fisonomía general, pocos pueden dudar de que se trata de un McLaren.   

Mecánicamente, recurrirá a un motor V8, biturbo, del que no tenemos más información. ¿Superará los 720 CV que entrega el bloque de 4,0 litros del 720S? Otro punto clave del coche es la destacada distancia entre ejes, con la que se ha podido conformar un habitáculo relativamente amplio.

Para resumir las cualidades del McLaren Grand Tourer 2019, nada mejor que leer las declaraciones de Mike Flewitt, CEO de la marca británica: "Es un coche que ha sido diseñado para completar largas distancias y que también proporcionará el confort y el espacio que se espera de un gran turismo, pero con una agilidad nunca antes experimentada en este segmento". 

McLaren Grand Tourer: teaser oficial

Dentro de la última fase de desarrollo del vehículo, cobra especial protagonismo un viaje de más de 1.600 kilómetros desde Barcelona hasta las oficinas centrales de McLaren en Woking, con el objetivo de comprobar el confort y el refinamiento del Grand Tourer.

Desde luego, el conductor tendrá que ser extraordinariamente suave con el acelerador, para no superar los 120 km/h en autopistas y autovías... al menos, hasta pasar a Francia.