Se centrará en vigilar, principalmente, las carreteras secundarias.

Tal y como recoge el calendario anual de la Organización Internacional de Policías de Tráfico, el pasado 1 de abril se puso en marcha una campaña especial de control de velocidad, cuya finalización, en cuanto a intensidad, tendrá lugar este domingo 7 de abril.

Será durante el fin de semana y en las carreteras convencionales donde haya que prestar especial atención, por el volumen de conductores que circularán por las vías españolas. Sobre todo, teniendo en cuenta que el límite de velocidad, en todas ellas, se ha establecido en 90 km/h y que están en el punto de mira de la DGT por la cantidad de accidentes que registran.

Galería: Coches de la Guardia Civil

Es más, del 75% de los accidentes mortales en España, la mitad están relacionados con salidas de la vía a consecuencia de una velocidad inadecuada, ya sea por el estado del asfalto, la limitación marcada por señal o las condiciones meteorológicas.

Las autoridades justifican estas medidas con los informes que llegan de Europa, como el llevado a cabo por el International Transport Forum (ITF), que sostiene que si condujésemos por debajo de los límites de velocidad establecidos hoy en día, los fallecimientos por accidentes de tráfico se reducirían hasta un 20%.  

La Dirección General de Tráfico recuerda que, junto al consumo de alcohol y estupefacientes, el exceso de velocidad es la causa más frecuente de accidentes y que, en recientes controles, incluidos aquellos en los que se hacía uso de radares de tipo móvil, casi la mitad de las sanciones se debieron a una conducción por encima de los límites de velocidad permitidos.

A modo de recordatorio, ten en cuenta que circular en carreteras convencionales entre 91 y 120 km/h se pena con 100 euros; entre 121 y 140 km/h conlleva multa de 300 euros y la retirada de dos puntos del carné de conducir y hasta los 600 euros y pérdida de seis puntos, si superamos los 161 km/h, al considerarse, en el último caso, infracción de tipo grave.

Fuente: Ideal