El artista encargado del proyecto ha invertido 72 horas de trabajo.

Hace unos días, Hyundai nos anunció la llegada de un nuevo acabado deportivo para el Tucson 2019. Ahora, también sabemos que la marca le encargó al artista alemán Andreas Preis una unidad bastante especial.

El trabajo era bastante claro: vestir la carrocería del todocamino oriental con motivos que remitieran a N, la división deportiva de la marca, y a sus dos máximos exponentes: el Hyundai i20 WRC y el i30 N TCR. El resultado final también tenía que tener en cuenta la paleta de colores del nuevo Hyundai Tucson N Line.

Sobre una base inicial de color rojo, la carrocería ha sido decorada, a mano, con diferentes patrones de motivos abstractos y coloridos, que también se aprecian en el volante.

La mayoría de los símbolos evocan trazos circulares, mientras que otros reproducen banderas a cuadros, con la idea básica de enfatizar la dimensión deportiva del vehículo. En total, el artista empleó 72 horas en la fase de creación del proyecto.

Debemos recordar que el acabado N Line añade un tratamiento más deportivo, tanto en el interior, gracias a la tapicería de cuero, combinada con tejido Alcantara y pespuntes en rojo, y a los pedales de aluminio, como en la carrocería, a partir de paragolpes específicos, ópticas de diodos luminosos y llantas de aleación de 19 pulgadas.

Además, la asistencia de la dirección, así como el tarado de la suspensión, reciben mejoras y las mecánicas disponibles se reducen a la versión turboalimentada de gasolina 1.6 T-GDi, con 177 CV, así como dos de ciclo diésel: 1.6 CRDi, con 136 CV, y 2.0 CRDi, con 185 CV.

Para la llegada del hipotético Tucson N, todavía habrá que esperar un tiempo y ver si los rumores que apuntan que desarrollará una potencia cercana a los 350 CV, finalmente, se confirman.