El próximo buque insignia de la marca británica, previsto para el próximo año, dispondrá de una versión 100% eléctrica.

No corren tiempos fáciles para la industria automovilística en Reino Unido. No solo nos referimos al Brexit, que podría tener consecuencias devastadoras para el empleo en este sector, sino también, a la situación actual de Jaguar Land Rover, que no suma las mismas ventas que sus contrincantes germanos.

En el caso del actual XJ, está sufriendo en el apartado comercial y debe cambiar de generación con urgencia, incluso a costa de romper con el pasado, desde el punto de vista tecnológico. Esto ocurrirá en 2020 con la décima entrega de la berlina.

Como te mostramos en nuestra exclusiva recreación, el nuevo modelo tomará la inspiración estética del XJ actualmente a la venta, aunque dispondrá de una versión eléctrica para anticiparse a los rivales alemanes.

Por lo tanto, no perderá el aspecto elegante y aerodinámico de la novena generación, que sigue manteniendo una imagen fresca, a pesar de llevar a la venta desde 2009.

De este modo, el nuevo XJ lucirá un techo con una caída prolonga a partir del pilar B y, en general, líneas muy limpias, aunque algunos detalles se revisarán en clave moderna. Por ejemplo, las manillas de las puertas permanecerán enrasadas en la carrocería, como en los Range Rover Evoque y Velar.

Nuestra imagen también muestra que el Jaguar XJ 2020 tendrá una línea de tensión más pronunciada en el lateral y un frontal con más personalidad, donde destaca la parrilla rectangular corporativa.

Render Jaguar XJ 2020
Render Jaguar XJ 2020

¿La batería del I-PACE?

No obstante, la verdadera novedad del Jaguar XJ 2020 la encontraremos en el motor, pues parece seguro que contará con una variante de cero emisiones contaminantes. No está claro si el coche también dispondrá de propulsores de combustión tradicionales y de versiones híbridas enchufables. Lo lógico es que así fuese...

La batería para el XJ eléctrico podría ser la misma que la del Jaguar I-PACE, que dispone de 90 kWh de capacidad y proporciona 480 kilómetros de autonomía en el SUV.

En resumen, con esta opción eléctrica, la limusina británica quiere distinguirse de sus rivales alemanes, los Audi A8, BMW Serie 7 y Mercedes-Benz Clase S, que no se comercializarán con motores totalmente 'limpios' hasta dentro de unos años.