El deportivo, destinado a Nueva Gales del Sur (Australia), solo se empleará en eventos públicos.

Sabemos que el titular te ha defraudado, pero nuestra misión es informar... aunque sea de malas noticias. Efectivamente, este Honda Civic Type R, convertido en coche de policía, no se empleará en persecuciones por Nueva Gales del Sur, Australia. 

Realmente, se utilizará para apoyar la iniciativa Eyewatch, impulsada por las redes sociales y creada para que los ciudadanos se acerquen a las fuerzas policiales locales. En concreto, el objetivo es convertirlos en actores activos y, de ese modo, crear comunidades más seguras.  

Con esta idea en mente, el compacto japonés, el más potente de tracción delantera gracias a sus 320 CV, estará presente en varios eventos por la ciudad y las poblaciones colindantes. La cesión de este vehículo forma parte del acuerdo de 12 meses alcanzado entre Honda Australia y la policía de Nueva Gales del Sur.  

A pesar de que el Civic Type R no protagonizará escenas de acción reales, lo cierto es que su estética policial le sienta bastante bien. Toda la decoración exterior, además de las sirenas en el techo, conforman un vehículo altamente atractivo para la vista.

Stephen Collins, director de Honda Australia, aseguró que "este coche es la herramienta perfecta para que el público se interese por las actividades policiales".

Y añadió que "el Civic Type R se ha diseñado desde cero para ofrecer la experiencia de conducción más gratificante, dentro de los compactos deportivos. Además, es inmensamente popular, por lo que estamos seguros de que la policía de Nueva Gales del Sur lo usará como una excelente herramienta de participación comunitaria". 

Desde luego, la propuesta parece perfecta, pero nos quedamos con las ganas de ver este vehículo en acción... a pesar de ya haber tenido la fortuna de probarlo a conciencia hace algunos meses.