Aparentemente, este SUV será una alternativa algo más estilosa al Ford EcoSport.

Sí, ya lo sabemos: actualmente, la gama del Ford Fiesta 2019 ya cuenta con una variante dotada de cierto aire crossover, que recibe la denominación Active. Sin embargo, eso no parece suficiente para la firma del óvalo, que podría estar trabajando en un nuevo SUV, desarrollado sobre la base del utilitario.

Al menos, eso es lo que dan a entender estas nuevas fotos espía, que muestran el prototipo de pruebas de lo que parece un todocamino con ciertos rasgos de coupé. Es cierto, el camuflaje es muy intenso como para afirmarlo, pero lo que queda claro es que no se trata de la próxima generación del EcoSport...

Desde luego, a falta de que se confirme esta teoría, tiene todo el sentido del mundo. Analizando el gusto de los conductores, muchos se sentirían atraídos por un SUV de este tipo, frente a las líneas más 'rudas' del EcoSport. Incluso, aunque la pronunciada caída del techo repercuta sobre la habitabilidad en las plazas traseras o la capacidad del maletero.

Estéticamente, el camuflaje deja poco que ver, pero sí que es cierto, que se aprecian similitudes con el Fiesta, en elementos como los grupos ópticos o la parrilla. 

Nuestros 'espías' creen que la versión de producción de este todocamino podría estar lista en el año 2020, momento en el que el crossover desarrollado sobre el Fiesta llegaría a Europa, para competir contra modelos como el KIA Stonic, el Volkswagen T-Cross o el SEAT Arona.

Y no parece del todo descabellado, viendo que ya se está trabajando a fondo con él en las pruebas de desarrollo sobre hielo. Veremos qué sucede, finalmente, y cómo encaja en el catálogo de producto de Ford, donde dejaría casi sin espacio al EcoSport.

Fuente: Automedia