Los tres modelos examinados han logrado la máxima puntuación.

Las primeras pruebas de 2019 llevadas a cabo por EuroNCAP, el organismo independiente más importante en el ámbito de la seguridad automovilística, han sido plenamente satisfactorias. No en vano, los tres vehículos examinados, dos SUV y un todoterreno, han logrado la máxima puntuación: cinco estrellas. 

El modelo que mejores porcentajes ha obtenido ha sido el SEAT Tarraco, el nuevo todocamino de siete plazas de la firma española. En total, ha firmado un 97% de protección a ocupantes adultos, un 84% de protección a pasajeros infantiles, un 79% de protección a peatones y otro 79%, en el apartado referido a los asistentes a la conducción.

Disponible desde 32.650 euros, puede escogerse con el motor de gasolina 1.5 EcoTSI, de 150 CV, y con dos turbodiésel 2.0 TDI, de 150 y 190 CV. El bloque de gasóleo más potente se asocia, exclusivamente, a la transmisión automática de doble embrague DSG, con siete velocidades.

Honda CR-V y Mercedes-Benz Clase G

Tanto el vehículo japonés como el alemán, también han conseguido cinco estrellas. Si comenzamos por el CR-V, ha logrado un 93% de protección a ocupantes adultos, un 83% de protección a pasajeros infantiles, un 70% de protección a peatones y un 76% en asistentes a la conducción.

El todocamino nipón se encuentra a la venta desde 29.900 euros, con el motor de gasolina 1.5 VTEC TURBO, que entrega 173 CV, con la caja manual de seis velocidades, o 193, asociado a la transmisión automática con variador continuo CVT, con siete etapas prefijadas. También puede elegirse la versión híbrida, de 184 CV, desde 34.200 euros.

Por último, el 4x4 germano también ha sacado matrícula de honor, al obtener un 90% de protección a ocupantes adultos, un 83% de protección a pasajeros infantiles, un 78% de protección a peatones y un 72% en asistentes a la conducción.

Sin duda, se trata del vehículo más exclusivo de los tres, ya que hay que desembolsar 114.500 euros por él, como mínimo. A cambio, te llevarás la versión turbodiésel, con un motor de 3,0 litros y seis cilindros en línea, de 286 CV.

Si quieres gasolina, dispones del motor 4.0 V8, biturbo, con dos niveles de potencia: 422 y 585 CV. Este último es el que propulsa a la versión Mercedes-AMG G 63.